La Provincia anunció que se hará cargo de la construcción del centro para adictos en La Costanera

Obra comenzó a edificarse en 2015, pero quedó paralizada; había alcanzado un avance del 43%.

15 Mar 2018

Un día después que la Nación confirmara que no concretará la continuidad de la construcción de un Centro Preventivo Local de Adicciones (Cepla) en el barrio La Costanera, el Gobierno de Tucumán adelantó que se hará cargo de la obra, que se encuentra paralizada desde diciembre de 2015.

Según pudo saber LA GACETA, el gobernador Juan Manzur revisará la documentación de la obra para definir a partir de cuándo se ejecutarán los trabajos en el centro, que había sido anunciado en 2014 la ex presidenta Cristina Fernández, como parte del programa “Recuperar Inclusión”.

Los transas terminaron de desmantelar un Centro Preventivo de Adicciones

Ayer, en la Cámara de Diputados, el jefe de Gabinete Marcos Peña informó que, a pesar de los pagos recibidos, no concretará la obra, motivo por el cual la Subsecretaría de Obras Públicas del Ministerio del Interior de la Nación ha notificado la caducidad del convenio con la Provincia. Así respondió el funcionario ante la consulta de a diputada tucumana María Teresita Villavicencio.

“En septiembre de 2017, la ministra (de Seguridad, Patricia) Bullrich les anunció a madres de jóvenes con adicciones que se construiría un Cepla (Centro Preventivo Local de Adicciones) completamente nuevo. ¿Ya se determinó el lugar donde se construirá y los plazos de ejecución previstos? Que se informe acerca del destino del Cepla de La Costanera, cuyo avance de ejecución alcanzó el 43%, de una obra que tenía un costo de $ 12,5 millones y que desde diciembre de 2015 se encuentra paralizada”, consultó la legisladora.

La última promesa sobre el Cepla cumplió un año

El Cepla de La Costanera había comenzado a construirse en julio de 2015. La obra (presupuestada en $ 12,5 millones) estaba a cargo de la firma ByM SRL, que pertenecía a parientes del ex secretario de Obras Públicas, Oscar Mirkin, hermano de la ex ministra de Desarrollo Social, Beatriz Mirkin. Los trabajos cesaron por la falta de pago de los certificados de obra durante el final del kirchnerismo y los primeros meses del macrismo. Logró un avance del 43%.

Las Madres del Pañuelo Negro tomaron pacíficamente la obra a medio construir en octubre de 2016 para advertir que los transas habían anunciado que ordenarían su saqueo a los jóvenes adictos. De la estructura de parantes de aluminio no quedaba nada en octubre de 2017. El único vestigio de que hubo una construcción era el contrapiso de cemento.

Comentarios