Se fue a trabajar y le robaron $500.000 que guardaba en su casa

2

Foto Recibida por Whatsapp

Entre dolares, euros y un reloj enchapado en oro, un vecino de Villa Angelina asegura que "fue una entregada".

04 Mar 2018

Salió alrededor de las 20.30 para dirigirse a su comercio, ubicado en Banda del Río Salí. Una hora después un vecino lo llamó para avisarle que le habían entrado a robar a su casa, en Chacabuco 4100, en Villa Angelina, al sur de la capital tucumana.

Juan Bautista Contreras asegura que "fue una entregada. Me llamaron y me dijeron que cuatro personas que se movilizaban en un Renault Mégane de color bordó, entraron a mi casa".

"Se metieron por los dos únicos lugares posibles, me reventaron el portón y en la casa rompieron y destrozaron todo”, explicó Contreras a LA GACETA.

Entre dólares, euros y pesos le robaron un monto equivalente a $ 500.000, que "estaban en una caja fuerte escondida atrás del placard". Además, reveló que los malvivientes se llevaron un reloj enchapado en oro y una escopeta de doble caño.

"Gracias a Dios no ocurrió una desgracia, no había nadie en casa. Mi hija que siempre se queda, hoy está en Rosario", manifestó Contreras intentando buscar el lado bueno de la situación.

Un residente de Chacabuco 4100 salió de su casa a las 20.30 aproximadamente para dirigirse a su comercio en Banda del Río Salí. Una hora después un  vecino lo llamó para avisarle que le habían entrado a robar.

Juan Bautista Contreras asegura que “fue una entregada. Me llamaron y me dijeron que cuatro personas que se movilizaban en un Renault Mégane  de color bordó, entrarona mi casa”.

 

“Se metieron por los dos únicos lugares posibles, me reventaron el portón y en la casa rompieron y destrozaron todo” explicó Contreras.

 

Entre Dólares, Euros y pesos argentinos le robaron un monto equivalente a $ 500.000, que “estaban en una caja fuerte escondida atrás del placard”. Además, reveló que los malvivientes se llevaron un reloj enchapado en oro y una escopeta de doble caño.

 

“Gracias a Dios no ocurrió una desgracia, no había nadie en casa. Mi hija que siempre se queda, hoy está en Rosario” manifestó Juan Bautista intentando buscar el lado bueno de la situación.


Comentarios