“No es una renuncia, es un retiro”, dijo Abad

La dirección de la AFIP quedará en manos del secretario de Servicios Financieros de la Nación, Leandro Cuccioli, afín al ministro Caputo Desde el organismo se explicó que su actual jefe ya tenía previsto irse para esta época. Tensiones por las denuncias del fisco

03 Mar 2018
1

ANTESALA. El presidente Macri reunió, en la residencia de Olivos, a Abad, y a su sucesor Leandro Cuccioli. Al encuentro asistieron Peña y Dujovne. télam

Era el día del anuncio del incremento de 12 puntos porcentuales por encima de la inflación en la recaudación fiscal de febrero; y, cinco horas después, la silla del titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) será traspasada a un hombre de confianza del ministro de Finanzas, Luis Caputo. “Un ciclo cumplido”, se justificó el recaudador, con más de 35 años como servidor público.

Ya sea retiro voluntario o pedido de renuncia por parte del presidente Mauricio Macri, Alberto Abad seguirá en el cargo al frente del ente de recaudación hasta el 30 de marzo y, al día siguiente, Leandro Cuccioli, actual secretario de Servicios Financieros de la Nación, se convertirá en la nueva cara visible de la AFIP.

Previo al comunicado sobre la dimisión, el ex titular estuvo reunido con el mandatario nacional, el jefe de Gabinete Marcos Peña y Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda, en la Quinta Presidencial de Olivos, consignó Télam.

La tensa relación con el Gobierno nacional, debido a la filtración del blanqueo de capitales -entre ellos, del círculo cercano a Macri-, sumado a ciertos conflictos impositivos con el correo privado OCA y con la empresa Indalo, de Cristóbal López, es la versión que suena más fuerte a la hora de argumentar la salida de Abad. Aunque en los pasillos de la Casa Rosada algunas voces advirtieron de que se trata de una retirada premeditada que se había adelantado hace dos meses. Desde el organismo, aseveraron que “no hubo nada en particular; él había puesto una fecha hasta marzo para colaborar, y ahora se quiere retirar a descansar”.

Abad confirmó que su salida fue producto de una decisión acordada con el Presidente y expresó que será “una transición ordenada”. Así, la ex cabeza de la AFIP pasará por un interregno donde, mientras se realice una lista con los posibles aspirantes a cubrir las nuevas vacantes, algunos jefes del fisco permanezcan en sus áreas. “Todo el mes conviviré con Leandro Cuccioli (su sucesor), mi equipo quedará trabajando con él. Aunque puede ser que algún director de AFIP también se vaya”, expresó.

Entre 2002 y 2008, Abad fue director ejecutivo del organismo durante la gestión de Eduardo Duhalde, Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner. En 2015, Macri levantó el teléfono y lo invitó a integrar su equipo de gobierno. “Cuando el Presidente me convocó para ocupar el cargo en la AFIP, yo pensaba que no podía dejar de darle una mano. Hace muchos años que estoy en el sector público, vine a colaborar, ordené la institucionalidad de la AFIP, convoqué al mejor equipo, que seguirá trabajando como hasta ahora”, afirmó ayer en una entrevista con Clarín.

“Golden boy repatriado”

Cuarenta años. Porteño. Ingeniero Industrial por el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA). En sus viajes fuera de sus fronteras natales, realizó un Master in Business Administration (MBA) en la Stanford Graduate School of Business. A comienzos del siglo, se inició como alumno en Strat Consulting y, en paralelo, fue asesor de clientes privados y estatales en Argentina, Brasil y Chile en las áreas de gas natural, electricidad y servicios postales. Su carrera continuó a la cabeza del comercio de energía eólica en la petrolera BP en China. La experiencia laboral del ex secretario también incluyó sus pasos como coordinador de políticas públicas en la Jefatura de Gabinete de Ministros en la Presidencia de la Nación. Allí identificado como “uno de los jóvenes prodigio”, según consignó Clarín. Finalmente, el segundo después de Peña, Gustavo Lopetegui, puso el dedo en el mapa sobre Leandro Cuccioli.

Al parecer, el Palacio de Gobierno optó por un cambio de silueta. De un profesional en el mundo de los impuestos a un hombre sin lazos políticos, mas bien técnicos. “Es el perfil que gusta en Jefatura de Gabinete, un golden boy repatriado”, publicó www.lapoliticaonline.com.

Como funcionario nacional, tenía a su cargo la política de créditos -que abarcaba el trazado estratégico de la oferta de financiamiento hipotecario de entidades públicas como Procrear-, el programa de participación público-privada (PPP) y el mercado de capitales local.

Con un pasado institucional marcado por la puja con OCA a causa de la deuda fiscal -cuya cifra asciende a $ 3.000 millones-, Cuccioli deberá enfrentarse a un futuro complejo: sostener el crecimiento de la recaudación impositiva, por encima de la inflación.

Comentarios