El Gobierno minimiza la marcha de Moyano en contra de las políticas de Macri

El líder de los Camioneros dijo que la movilización no fue para respaldarlo a él, sino para rechazar la gestión del Presidente.

22 Feb 2018

El líder camionero, Hugo Moyano, encabezó ayer una multitudinaria marcha contra las políticas económicas impulsadas por el Gobierno nacional. No obstante, desde la Casa Rosada transmitieron alivio y satisfacción, ya que consideraron que la movilización fue “una muestra de debilidad”. El sindicalista, en su discurso, se defendió de las acusaciones en su contra por presuntos actos de corrupción.

La marcha, convocada por Moyano, fue aprobada por la Confederación General del Trabajo (CGT). La Corriente Federal de Trabajadores, las dos Centrales de Trabajadores (CTA), movimientos sociales y sectores políticos como el kirchnerismo y la izquierda, acompañaron la convocatoria.

El dirigente llegó al palco principal -montado en la intersección de las avenidas 9 de Julio y Belgrano- pasada las 14.30. Minutos después el ex líder de la CGT inició su discurso contra el gobierno de Mauricio Macri, aunque en tres oportunidades pidió a los manifestantes que cesaran los insultos contra el jefe de Estado. En su mensaje, hizo referencia a la investigación judicial en su contra por supuesto desvío de fondos públicos, que habrían sido destinados a las obras sociales del gremio de los camioneros. Aseguró que el acto no se realizó con el fin de obtener apoyo por las denuncias en su contra, consignó la agencia Télam. “Se han dicho estupideces, dicen que vienen a respaldar los problemas legales que yo tengo. Primero: no estoy implicado en ningún tema de corrupción por ahora ni en ninguna denuncia. Pero les quiero aclarar que si tengo un problema, tengo las suficientes pelotas para defenderme yo solo”, manifestó el camionero frente al ministerio de Desarrollo Social.

Moyano se disculpó por las palabras que empleó ante los 200.000 manifestantes y expresó que le “salió” el camionero de adentro.

El camionero, que estuvo acompañado por su hijo Facundo Moyano, pidió que se dejen de lado las políticas que “hambrean” a la sociedad. Sobre el final, el sindicalista advirtió al Presidente: “no tengo miedo de ir preso, estoy dispuesto a ir preso si así lo dispone la Justicia. No tengo miedo de que me maten, estoy dispuesto a dar la vida por los trabajadores”.

Moyano pidió a los trabajadores que no vuelvan a votar por Cambiemos. “Los gorilas no pueden estar en la conducción del país”, lanzó.

Antes de tomar la palabra el líder camionero, lo precidieron Sergio Palazzo, secretario general de La Bancaria; Juan Carlos Schmid, uno de los miembros del triunvirato de la CGT; Esteban Castro, secretario general de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP); y Hugo Yasky de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA).

Schmid dijo que en estos dos años, el Gobierno endeudó al país de manera infinita, y añadió que “los ricos son más ricos y los pobres más pobres”.

Pese a las diferencias políticas entre los sectores de la oposición, asistieron a la marcha varios dirigentes kirchneristas, como los diputados nacionales Máximo Kirchner y Agustín Rossi, el juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos Eugenio Zaffaroni, el presidente del PJ bonaerense Gustavo Menéndez, intendentes peronistas y varios referentes de izquierda.

En Tucumán

La marcha convocada por Camioneros a nivel nacional, también repercutió en Tucumán. Comenzó con una concentración inicial en la terminal de ómnibus y luego los manifestantes se desplazaron a la Plaza Independencia. En el camino, militantes de organizaciones sociales y gremios estatales se sumaron con pancartas, banderas y chalecos. La jornada incluyó el corte del tránsito vehicular. En el interior, también bloquearon el acceso a puentes y otras carreteras.

Frente a Casa de Gobierno arribaron columnas de la Corriente Clasista y Combativa, del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), de la Asociación de Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de Tucumán (Adiunt), de la Asociación Trabajadores del Estado, del Frente Popular Darío Santillán, del Sindicato Municipal de Yerba Buena, y del Polo Obrero, entre otros.

Vicente Ruiz, del Frente de Gremios Municipales del interior, calificó a la marcha como “una de las más diversas”. “Todos hemos coincidido en rechazar la política que instrumenta el Gobierno nacional”, dijo. Exigió, además, una mayor atención a la cuestión social porque “hay sectores que no tienen nada”. Asimismo, pidió un piso del 25% para las paritarias provinciales más $ 3.000 mensuales como adicional para los trabajadores estatales (el año pasado habían solicitado $ 2.350). Desde Adiunt, Ariel Osatinsky no coincidió en la “diversidad” de la convocatoria. “Hay un montón de dirigentes gremiales que se fueron bajando”, reprochó. Acotó que el apoyo a las reformas que el Gobierno nacional, “no sólo cuenta con los gobernadores, sino también con una dirigencia que es la burocracia sindical”.

Comentarios