Aprestos para la guerra

Medidas previas a la invasión de Quiroga

Aprestos para la guerra

Está terminando setiembre de 1831, y la provincia de Tucumán se angustia frente a la inminente invasión del caudillo Facundo Quiroga con su ejército. El gobernador José Frías empieza a emitir providencias urgentes.

Un bando del 22 decreta que “al tiro de un cañón, concurrirán a la plaza principal todos los ciudadanos y esclavos capaces de llevar armas, con las que tengan de su propiedad”. El coronel Daniel Ferreyra los destinaría a los puntos necesarios. Quedaba prohibido “disparar tiros dentro de la ciudad y en los arrabales de ella”, y desde las 8 de la noche “nadie podrá andar a caballo” por sus ámbitos. Todo recién llegado debía presentarse a la Policía. El que tuviera “pólvora o piedra de chispa”, debía informarlo y estaba prohibido que la vendiera. Nadie podía salir de la provincia ni viajar al campo, sin licencia del Gobierno.

Publicidad

Por ley del 23, la Sala de Representantes autorizaba al gobernador a hacer efectivo “un empréstito forzoso de 12.000 pesos destinados a los gastos de guerra, en el período de tres meses”. Los que además tiene de comerciantes fueran hacendados, “contribuirán proporcionalmente en una y otra clase” El Gobierno también podía exigir de la campaña “los auxilio de carne y caballos necesarios para el servicio del ejército”. A los prestamistas, se les darían documentos para ser abonados “a la terminación de la presente guerra, por los medios que la Sala de Representantes acordará oportunamente”. El 4 de octubre, se ordenaba que “fusiles, carabinas, tercerolas, sables, lanzas y bayonetas” de uso particular, se presentaran a la Policía.

Como se sabe, la fuerza de Quiroga llegó a la provincia y derrotó completamente a la del general Gregorio Aráoz de la Madrid, en la batalla de La Ciudadela, el 4 de noviembre.

Publicidad
Tamaño texto
Comentarios
Comentarios