Cartas de lectores

20 Feb 2018

¿Reforma laboral en educación?

¿Paritaria nacional en crisis? “La cartera que conduce Alejandro Finocchiaro pretende crear una mesa para discutir un convenio marco que incluye aspectos no salariales” (condiciones laborales y formación docente). ¿Razones? Los sueldos docentes ahora se discuten provincia por provincia, sin la pauta mínima que antes se negociaba a nivel federal. Se reunieron con las minoritarias UDA, AMET y CEA, avalando, estos últimos con su presencia, el desconocimiento de la paritaria nacional. Les “tiraron menos que migajas. Extendió a 12 meses (antes eran 10) los $ 210 por material didáctico que ya se pagaba a los maestros de todo el país ¿Se hizo algún análisis sobre los valores que un maestro gasta, anualmente, en material didáctico? Confirmaron la continuidad del Fondo Compensador Docente, que asiste a las provincias que no pueden pagar, manejado por el Poder Ejecutivo, hasta su desaparición en 2020. Se congela el incentivo. Ctera, aunque no participó de la reunión, dejó pasar sin lucha el atropello. “Están pretendiendo con un decreto violar una ley”, se justificaron. ¿Qué están buscando? No sólo instaurar una baja histórica del salario (15% sin cláusula gatillo y en cuotas), sino la reforma laboral en la educación, terminar con el llamado Estatuto del Docente y congelar el salario a cambio del presentismo. Es una cifra en negro cuyo monto se desconoce; cobrarán los que tengan asistencia perfecta. Aquellos que trabajen enfermos, o estando embarazadas, ausentes por el fallecimiento de un familiar o el nacimiento de un hijo, no hagan paros. Anula, también, el escalafón salarial. Otros lo denominan “incentivo antiparo”. En este marco se va a desarrollar la negociación salarial provincial docente. El secretario general de ATEP pidió que se tenga en cuenta la situación real que atraviesan los educadores. Las esferas gubernamentales (nacional, provincial y comunal) conocen y están informadas de tal situación. “El incremento que pedirá ATEP reflejará la evolución que han tenido los precios en los últimos meses, con el fin de que el salario no registre una pérdida del poder adquisitivo, como lo viene haciendo”, informó el secretario del gremio. ¿Por qué no dicen cuál es el aumento que pedirán? ¿El sindicato no está al tanto de tal evolución? ¿Tienen las estadísticas necesarias? Se necesitan $ 25.000 para no registrar una pérdida del poder adquisitivo en un cargo docente jornada simple. En una carta dirigida a ATEP, APEM, AMET, UDT, la docencia solicita que realicen un plenario provincial de delegados de escuelas. Será el comienzo para la negociación.

Pedro Pablo Verasaluse

[email protected]


CHICOS DOWN

Es increíble que, a esta altura de la vida, aún haya gente que para insultar o menospreciar a alguien use el término “mogólico” o “mongólico”, término con el que se suele denominar a las personas que tienen el Síndrome de Down. Creo que quienes hacen esto, lo hacen por ignorancia, por desconocer los alcances de percepción de la realidad que tienen los chicos Down. Y que quienes lo hacen a sabiendas, demuestran de esta manera su estupidez y torpeza. Conozco decenas de historias de chicos y chicas Down que confirman la veracidad de lo que sentencio. (Aclaro que los llamo chicos solamente por afecto). Si bien hay distintos tipos de retraso madurativo, en la mayoría de ellos su capacidad de percepción de la realidad supera a la de muchos de los que se dicen “normales”. Y la mayor exposición de hidalguía que exponen ante la sociedad, es la conservación de los valores, hoy lamentablemente desaparecidos de nuestros sentidos, como ser, entre otros, el respeto, la atención, la demostración de cariño, la reprobación a las malas acciones y, por qué no decirlo, el sarcasmo que habita en su interior como en cualquiera de nosotros. Mi esposa es profesora en educación especial y mi cuñado es un hombre Down, de 44 años, que por padecer de macroglosia no habla, pero se hace entender con su lenguaje de señas. Cuando en el ámbito familiar se menciona la palabra Down, él reacciona pidiendo atención a los hablantes para aclararles que él no es Down, tras lo cual se ríe burlonamente. Imagínense cómo reaccionaría ante alguien que se exprese respecto suyo de manera insolente. El que lo haga, aprenderá que no son diferentes.

Daniel Chávez

[email protected]


Desmalezadoras peligrosas

Durante la semana, los ambientalistas observamos cómo se mantienen desmalezadas las avenidas. Grupos de cuadrillas municipales se aprestaban para su trabajo: un aplauso para la tarea que realizan en pleno calor de 40°C. Ponen en funcionamiento sus máquinas y van para adelante, eso está muy bien, pero la dificultad comienza cuando esta trabajo se vuelve un riesgo para la población. Estas desmalezadoras trabajan a cientos de revoluciones por minuto, expulsando a su paso piedras, vidrios, etc, que se convierten en proyectiles en cualquier dirección, y en un peligro hacerlo en horas pico de mayor recorrido de vecinos y automóviles. Como primera medida de prevención se debería asegurar que no circule nadie por la zona de trabajo, ya que existen antecedentes de accidentes donde se hace este tipo de limpieza, tan es así que en otras provincias ocurrieron sucesos lamentables con rupturas de parabrisas de autos y gente golpeadas y hasta fracturadas por el golpe de piedras expulsadas por dicha máquina. Ahora bien, cuando los vecinos ven a estas cuadrillas trabajando comienzan a cubrirse o desvían su camino, convirtiéndose de esta forma en un peligro latente y en vez de favorecer podría convertirse en un acto de irresponsabilidad, ya que no se ponen en funcionamiento las medidas preventivas. Pareciera que solo hay que agachar la cabeza y cortar a “lo loco”, mientras que la gente corre un peligro inminente. Fui testigo presencial de cómo alumnos que salían de una Facultad de la UNT se fueron de la parada de colectivo porque volaban las piedras y, de varios metros, llegaban a la vereda del frente con una fuerza que si golpea algún daño importante producirá. A los funcionarios municipales que realizan esta tarea, les pedimos: está bien que se realicen las limpiezas, pero cuando estas se convierten en no convenientes porque podrían traer aparejadas malas consecuencias, se deben prever medidas de seguridad para con la población. No se puede trabajar a “lo loco”.

Pedro Martínez

[email protected]


SAN MARTÍN

Hay ocasiones en que resulta necesario dar un paso al costado. Estas actitudes nos pueden beneficiar y enaltecer, al tiempo de hacernos tomar conciencia de la magnitud del error cometido. Hoy vemos, no sin sorpresa, que una de las prestigiosas instituciones del país está atravesando por un momento deportivo que no condice con su magnánima trayectoria. Luego de conocer las bondades del paraíso, como también conocer lo recóndito del infierno, se encuentra ante una realidad que urge resolver. Luego del paso de un técnico mediocre y contar en la actualidad con un similar ignoto, urge tomar decisiones en pos de que dicha institución navegue por aguas tranquilas y llegue, así, a buen puerto. Estas decisiones pasan por adelantar tiempos eleccionarios, tomar el timón con firmeza, o las que el buen criterio indiquen, y evitar así un colapso que costará reparar. La historia del club San Martín es tan ilustre, que produce ira que algunos aventureros ineptos la mancillen.

Ramón Alfredo Maldones

[email protected]


LA MUERTE DE PÉREZ VOLPIN

Con espíritu crítico me interno en la información parafernálica sobre las causas posibles de la muerte de la periodista y legisladora porteña Débora Pérez Volpin (foto). Ella llevaba, desde hacía varios días antes de su muerte, una serie de síntomas sobre alguna lesión gastroentérica, y su dolor en “la boca del estómago” podía sugerir hasta un preinfarto cardíaco. Pero alguna prensa donde “todo vale” con tal de vender, se apartó escandalosamente de los principios éticos que deben regir la información, con verdad y precisión (como principio cardinal del periodismo), con independencia de intereses específicos, con humanidad, equidad e imparcialidad y obviamente con responsabilidad para saber reconocer errores y reparar sus consecuencias. Pero, leyendo el diario porteño Perfil, una curiosa como irresponsable nota a dos páginas, del médico y periodista Nelson Castro, del día 11, que se permite diagnosticar que la muerte se produjo por: “perforación de esófago y estómago, con el consiguiente neumotorax y colapso de ambos pulmones, con, además, enfisema subcutáneo y aire en el mediastino con repercusión cardiaca”. Agregó, además, en forma irresponsable, que el enfisema subcutáneo “impidió” realizar la intubación traqueal para mandar oxígeno a sus pulmones, algo totalmente alejado de la realidad. También se llegó a decir que el bulbo raquídeo se había implantado en la columna, produciendo el paro respiratorio. Todo dicho sin conocimiento de los resultados finales de la autopsia. Sobre este procedimiento, la autopsia, llama la atención la demora absurda en dar el diagnóstico definitivo. Los estudios histopatológicos, incluidos cultivos en busca de bacterias, no pueden demorar más de cinco días en un buen laboratorio de patología, y con solo uno o dos anatomopatólogos trabajando. Inexplicable, a menos que estén en juegos intereses obscuros. Pero, reitero, llama la atención la cantidad de días, las toneladas de papel, las horas de radio y TV, que se propalan sin fundamentos, al parecer solo para exacerbar algunos perfiles personales marcadamente morbosos.

Federico Vázquez

[email protected]


ABUSO

El relato de un abuso en una escuela universitaria de Tucumán apareció estos días como un dolor, como una tragedia y como una urgencia. La valentía de una persona para poner en palabras un suceso que, según refiere, sucedió hace unos años, releva uno de los dramas que conlleva el abuso sexual. Muchos años de silencio para poder encontrar la forma de decir lo indecible, en este caso, que quien debía, por competencia profesional, proteger a un menor, usufructuó esa función para abusar. El crimen es un crimen y en este sentido, como sociedad, esperemos que la justicia cumpla su cometido y que las instituciones afectadas actúen en consecuencia. Es una de las formas de poder levantar la voz y decir que no toleramos eso pero, sobre todo, que la palabra tome forma de acción y, con ello, intentemos, reparar lo irreparable. Ahora bien, hay otra parte que debemos encarar para el resto. Es cómo dotamos a los demás de todos los recursos para disminuir (si, lamentablemente, utilizo disminuir) el número de posibles víctimas futuras. Y que lo que siga sea un poco mejor para todos. Debemos comprender que, ante estos sucesos terribles (que quien sea proteja a todos los seres humanos de vivir este crimen del abuso), hay tres cosas que debemos encarar con la misma urgencia, decisión y capacidades posibles. 1) Que la justicia sea capaz de actuar con el peso de la ley y, si esta no tiene, que la sociedad exija que haya nuevas leyes al respecto; 2) Ser más activos en la ayuda que se debe ofrecer a todas las víctimas, para que tengan disponibles los recursos de la salud biosíquica y social para hacer frente a una vivencia fuerte y profunda; 3) Pensar decididamente que la educación sexual se impone, no como una urgencia de conciencia, como es para algunos ante estos hechos, sino, para los que sabemos del tema, como la única realidad imprescindible, hoy es una urgencia de prevención. No podemos evitar el sufrimiento en pasado. Podemos ayudar que este sufrimiento de hoy sea un poco más leve y, con mucha decisión y entrega, lograr que los que vienen no sufran. Educación sexual ya, no es un debate a tener, es una urgencia que debemos hacer. Una que define nuestro futuro, nuestra visión de la humanidad y, con ello, edifica la sociedad que queremos para nuestro futuro próximo.

Francisco Juan José Viola

[email protected]

Comentarios