Instalarán una Brigada de Investigaciones en Alderetes

Maley se reunió con un grupo de taxistas de esas ciudad luego del crimen de Graneros.

19 Feb 2018
2

El crimen de Graneros generó furia en Alderetes. LA GACETA/FOTO DE ANALÍA JARAMILLO

El reclamo por la muerte de Víctor Hugo Graneros, asesinado en Alderetes en un intento de robo, llegó hasta la Casa de Gobierno, desde donde se confirmó que se instalará la base de una Brigada de Investigaciones en la ciudad ubicada al este de la capital, algo que había sido anunciado el pasado 3 de febrero.

El ministro de Seguridad, Claudio Maley, recibió en su despacho a taxistas y miembros del Sindicato de Peones de Taxis de Tucumán, quienes habían cortado la autopista Juan Domingo Perón durante la mañana, en reclamo de justicia por asesinato de Graneros.

Los taxistas plantearon su preocupación a Maley durante la reunión que se realizó esta mañana.

"Les dimos respuesta a su requerimiento y hemos adelantado que tenemos prevista la instalación de una unidad especial de la Policía de la Provincia, la Brigada de Investigaciones, en Alderetes”, aseguró Maley en declaraciones a la prensa.

Por su parte, los propietarios de los autos se mostraron conformes con la respuesta: “nos vamos conformes porque la verdad se ponen a nuestra disposición, somos dueños de agencias y taxistas, con la implementación del destacamento”.

Los taxistas firmaron un petitorio con el ministro y pidieron “disculpas por la situación a los trabajadores”, tras el corte de ruta. 

Los taxistas firmaron un petitorio con el ministro y pidieron “disculpas por la situación a los trabajadores”, tras el corte de ruta. 

Según informaron fuentes de esa comisaría, el viernes cerca de las 23, Graneros circulaba por la calle Güemes al 700. Allí, un joven de 28 años y una chica de 17 subieron al vehículo fingiendo ser pasajeros y, al parecer, en un intento de robo apuñalaron al chofer en el pecho, dejándolo agonizando por casi media hora hasta que falleció. Posteriormente huyeron a pie.

Video: luego de seis horas de piquetes, se restableció el tránsito entre el este y la capital

Minutos más tarde, una veintena de remiseros encontró a los presuntos autores del hecho. La furia de los choferes no sólo se vio reflejada en gritos que reclamaban justicia, sino también en los golpes que llovieron sobre los sospechosos. Las patadas y piñas desfiguraron el rostro del chico, que tuvo que ser asistido junto con su pareja por el médico de la Policía.

En Esta Nota

Inseguridad Claudio Maley
comentarios