Tras el escándalo, Barrera declaró y volvió a apuntar contra López Ávila

El ex subjefe de Policía se declaró inocente ante los jueces. El proceso judicial pasó a un cuarto intermedio y se reanudará en el lunes

15 Feb 2018
1

EN SOLEDAD. Barrera, en la sala, durante un cuarto intermedio. LA GACETA / FOTO DE JORGE OLMOS SGROSSO

Luego del escándalo que protagonizó este mediodía el imputado Nicolás Barrera en el segundo piso de Tribunales, el ex subjefe de Policía declaró ante el Tribunal en el juicio por encubrimiento del crimen de Paulina Lebbos.

Ante los jueces Carlos Caramuti, Rafael Macoritto y Dante Ibáñez, Barrera se declaró inocente y justificó su accionar antes, durante y después del hallazgo del cuerpo de la joven estudiante de Comunicación.

Además, volvió a cargar contra el fiscal Diego López Ávila, representante del Ministerio Público, a quien acusó de "armarle la causa".



"Me considero totalmente inocente. Rechazo cada una de las imputaciones que están cargadas de subjetividad en mi perjuicio. Cada una de las pruebas que incorporó el Ministerio Público Fiscal no contienen elementos de los delitos de los que se me imputan", fue lo primero que dijo Barrera ante el Tribunal.

"El Ministerio Público -apuntó sobre todo a López Ávila- no se esforzó por saber los motivos de mi presencia en el lugar cuando fue hallado el cuerpo de Paulina. Quería saber otras cuestiones, como el llamado de Sergio Kaleñuk (entonces directivo de Atlético), el día 26 de febrero a las siete de la mañana", afirmó.

"Lo que le importaba a López Avila era trabajar en la hipótesis de los Hijos del Poder. Y entonces me encapsuló con las llamadas que me había hecho Kaleñuk durante el clásico", agregó.

Barrera remarcó que durante esos días estuvo a cargo de la supervisión general del operativo de seguridad para el clásico Atlético-San Martín. En esa línea, dijo que Kaleñuk lo había llamado varias veces durante los días previos y ese fin de semana por el partido de fútbol. "A él no lo conozco; esa fue mi primera vez que hablé".

Al mediodía, Barrera había sufrido una crisis de nervios y ante la prensa dijo: "López Ávila me cagó la vida. Ando viajando en colectivo porque me dejó sin nada. El daño que me ha hecho este hombre me lo tiene que pagar. Me metió en un hecho que no tengo nada que ver.

Luego, continuó: "López Ávila me quería enquistar por una llamada telefónica por las pistas de los "hijos del poder". ¿Qué es lo que tenía que demostrar el fiscal? ¿Que es el mejor fiscal del mundo?; es una porquería", cerró el imputado.

Sobre García

El ex subjefe de Policía, imputado por encubrimiento del crimen de la joven, también apuntó contra el ex titular de la comisaría de Raco, Enrique García, quien, dijo, ocultó información.

"Él me dijo que no había recorrido esa zona (donde fue hallado el cuerpo) porque no era su jurisdicción. Lo supo siempre; lo que pasó fue que lo ocultó. Al otro día, cuando apareció el comisario Mario Rojas, que era el jefe de Vipos, comenzó a actuar con la anuencia del fiscal en la causa. Ya trabajaban los dos", remarcó Barrera.

Ocurre que el cadáver se encontró en la jurisdicción de la comisaría de Vipos, pero las actuaciones fueron realizadas por la de Raco. Fue justamente su comisario, Enrique García y dos uniformados de esa dependencia (hoy condenados) quienes falsificaron las actas del hallazgo, mintiendo que el cadáver había sido hallado en un rastrillaje, cuando en realidad lo habían encontrado dos lugareños de apellido Goitea.  

En 2013 García fue condenado por encubrimiento y hoy pasa sus días en el penal de Villa Urquiza.

Tras casi tres horas, el Tribunal finalmente decidió pasar a un cuarto intermedio hasta el lunes a las 8.30, día que se le hará el interrogatorio a Barrera.

En Esta Nota

Caso Paulina Lebbos
Comentarios