Robo y toma de rehenes en Yerba Buena

Un hombre fue aprehendido luego de atar y robar a tres menores y una mujer

10 Feb 2018
1

INVENTARIO. Policías controlan los objetos y bienes recuperados.

El jueves, cerca de las 18, una mujer de 38 años, se llevó una sorpresa desagradable cuando regresaba a su domicilio en la calle Los Ceibos al 500, en Yerba Buena. La mujer estaba ingresando a la vivienda cuando un desconocido salió del garaje y, empuñando un arma blanca, empezó a amenazarla. El hombre le exigía a gritos que le entregara joyas y dinero, según informaron fuentes policiales.

La mujer relató que, cuando dirigió su mirada al interior de la vivienda, pudo observar a sus dos hijas (ambas menores de edad), a una amiga de ellas y a su empleada doméstica, de 20 años. Todas se encontraban en el piso y atadas de manos. En medio del asalto, la madre de las pequeñas aprovechó un descuido del hombre, quien iba colocando dentro de una mochila los objetos que robaba, y saltó la tapia hacia la casa contigua. Allí pidió ayuda a un vecino, que pudo llamar a la Policía.

Cuando los agentes de seguridad llegaron a la vivienda, encontraron al hombre de pie, con dos cuchillos en las manos . En el suelo estaban a las menores junto a su empleada doméstica. Inmediatamente, aprehendieron al asaltante. Se lo acusa por robo agravado y privación ilegítima de la libertad, entre otros delitos. El hombre declaró tener 42 años y ser oriundo de Burruyacú. En el transcurso de la investigación, la empleada doméstica confesó que ella había sido la responsable de que él entrara al domicilio, debido a que lo conocía desde hace tiempo. A raíz de esa declaración, la joven también fue aprehendida.

Los efectivos secuestraron la mochila del aprehendido, que contenía casi 40 joyas, todas de oro y plata, además de $ 36.500 aproximadamente, cuatro celulares, dos tablets, un pasamontañas y dos cuchillos, uno de ellos de gran tamaño.

Por último, la fuerza de seguridad secuestró un auto marca Chevrolet Corsa, en el que, al parecer, circulaba el aprehendido.

Comentarios