El sindicalismo amenaza con un paro general en marzo

El 21 se realizará la marcha de los camioneros, a la que adhirieron Micheli y Yasky

09 Feb 2018
1

“DISPARATE”. Así calificó Moyano la versión de que quiere voltear a Macri. dyn

BUENOS AIRES.- A casi dos semanas de la movilización convocada por su gremio en contra del Gobierno nacional, el líder gremial de los camioneros, Hugo Moyano, calificó como “un verdadero disparate” que se diga que esté en condiciones de “voltear” al Ejecutivo. Y aseguró que tanto él como su hijo Pablo Moyano no se encuentran imputados en “ninguna causa judicial” frente a la andanadas de críticas contra los sindicalistas.

En tanto, el titular de la Central de los Trabajadores de la Argentina Autónoma (CTAA), Pablo Micheli, aseguró que si luego de la marcha de camioneros del próximo día 21 el Gobierno “no ofrece respuestas, habrá que plantear un paro nacional para marzo”.

La advertencia quedó plasmada en un documento gremial firmado por Micheli, quien participó en el plenario realizado el miércoles en la sede del Sindicato de Choferes de Camiones (Sichoca).

El líder de la CTAA realzó la decisión del plenario de modificar la fecha de la movilización a partir de la controversia generada por el sexto aniversario de la tragedia ferroviaria de Once, señaló que el 22 de febrero representa para el pueblo argentino “un día de duelo” y subrayó la necesidad de continuar “la construcción de la mayor y más amplia unidad”. “No es posible enfrentar por separado las políticas de ajuste del gobierno neoliberal y de derecha. Es preciso que el movimiento sindical se plante con firmeza porque continuarán los despidos y tarifazos, los techos paritarios, los recortes jubilatorios, el intento de reforma laboral y la represión callejera en cada ocasión que haya protestas”, afirmó.

Micheli también criticó a quienes sectorizan “las luchas en lugar de unificar las fuerzas y confunden y dividen” y expresó que la marcha del 21 debe ser “una sola” para proponer “la continuidad del plan de acción hasta llegar a la convocatoria a un paro en marzo”.

Hugo Yasky, titular de la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA), adhirió a la marcha del 21 y, junto con Carlos Girotti, afirmó que el acto camionero y de otros espacios gremiales se realizará desde las 15 en la intersección de las Avenidas Belgrano y 9 de Julio también en respaldo de “los conflictos bancario, docente, estatal y de otras organizaciones sindicales en defensa de las paritarias libres y sin techo”. Yasky y Girotti adelantaron que en ese acto hablará un dirigente por cada una de las organizaciones sindicales y sociales convocantes.

La negativa de UTA

Por su parte, el secretario de prensa de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Mario Caligari, informó ayer que su gremio no se sumará a la marcha, a la vez que adelantó que en marzo comenzará la paritaria del sector.

“Todos los que vayan a la movilización van a poder regresar a su casa normalmente porque nosotros vamos a trabajar. No participaremos porque es una movilización de Camioneros que me parece muy bien”, dijo al fundamentar su negativa a sumarse a la convocatoria de Moyano.

Caligari se opuso ayer a inmiscuirse en la polémica entre el Gobierno nacional y Moyano. “Esto no es un partido de fútbol, un River-Boca. A mí me parece que el camino es el diálogo, llegar a los arreglos a través del diálogo”, indicó el dirigente aunque cuestionó que “a veces nos encontramos que hay gente con responsabilidades de decisiones que no escucha”.

“No hay peor sordo que el que no quiere escuchar”, agregó en alusión a políticas implementadas desde el oficialismo y puso como ejemplo que “hay decisiones que toma el Gobierno que nosotros tampoco compartimos y otras que podemos llegar a compartir”.

Por otro lado, el secretario de Prensa anticipó ayer que la UTA comenzarán a partir de marzo las negociaciones por la paritaria sectorial que incluye a los choferes de micros de corta, media y larga distancia y sugirió, en este sentido, que el gremio no pedirá menos del 20% de aumento salarial, porcentaje estimado de la inflación anual.

“La discusión paritaria debe ser sin piso y sin techo”, planteó al rechazar la propuesta oficial de aumento salarial del 15% sin cláusula gatillo. Según Caligari, “es muy difícil hacer una paritaria anual sin una cláusula sin revisión porque la inflación nos come el salario día a día y además no está controlada”. “Si estuviera controlada por supuesto que arreglaríamos por un 15 y si es posible menos también en función de que haya menos inflación”, admitió. (Télam)

Comentarios