La comunidad trans reacciona ante la violencia y reclama el cupo laboral

Las mujeres pedirán por trabajos inclusivos. Relataron la violencia a la que están expuestas diariamente en las calles Integrantes del movimiento se movilizarán hoy a la plaza Independencia para exigir una ley provincial

07 Feb 2018
1

REUNIDAS. Las referentes de la comunidad trans Claudina Rukone y Mahia Moyano organizan la marcha de hoy para combatir la discriminación. la gaceta / foto de franco vera

A raíz de los últimos casos de violencia contra mujeres trans, el grupo LOTO (Libertad y Orgullo Trans Organizadxs) realizará una marcha que partirá hoy a las 18.30 desde Plaza Urquiza. Mahia Moyano, Claudina Rukone y Gabriela de la Rosa, son las referentes de la organización que nació después del asesinato de Ayelén Gómez, la joven trans que fue hallada en las tribunas del club Lawn Tennis, el 13 de agosto de 2017. La integran más de 60 chicas trans de la provincia.

En una entrevista con LA GACETA, Rukone manifestó que el objetivo principal de la marcha es visibilizar a la comunidad y a los problemas a los que se enfrentan las chicas a diario. Las mujeres trans denunciaron múltiples veces la violencia oculta en las calles. “Queremos que nos vean, que la gente se de cuenta que su ignorancia y discriminación mata”, manifestó Rukone.

Además, buscan la aprobación de la Ley del Cupo Laboral Trans, que según explicó “ayudaría a que muchas logren integrarse a la sociedad de una manera digna”.

Las mujeres contaron como es mantenerse al margen de una sociedad que desde temprana edad les cerró las puertas. “No nacimos con 18 años y en las calles, también fuimos niñas, tuvimos una infancia, la que nos arrebató la discriminación y la violencia”, dijo Rukone y explicó que la mayoría de los niños y niñas trans son obligados a abandonar los estudios, muchas veces sin haber terminado la primaria.

“El padecimiento de los niños trans en las escuelas es el primer causante de abandono escolar, muchos docentes y directores se ocupan de maltratar a los chicos emocionalmente hasta que dejan de ir”, dijo y añadió que el maltrato empieza en el aula y también en la casa, donde la mayoría de las familias dan la espalda y dejan a la deriva a chicos y chicas trans.

Rukone declaró que el nivel de violencia que las mujeres trans viven a diario es muy preocupante y peligroso. “El odio se ve en las miradas, y se siente en los comentarios ofensivos, ascendiendo rápidamente hacia empujones, golpes e incluso asesinatos”, relató.

“Queremos caminar tranquilas por las calles, somos personas y muchos no nos tratan como tal”, expresó. “Nos sentimos expulsadas de la sociedad, la gente sólo nos ve como prostitutas, costureras o peluqueras”, añadió angustiada Moyano.

Pánico a las calles

Según las cifras que maneja, son más de 120 chicas trans que caminan la calle en la capital. Cada una tiene una historia de vida diferente, las vivencias varían de manera drástica. Sin embargo, el enfrentamiento diario con la discriminación y la violencia atraviesa la rutina de todas aquellas que caminan por las veredas tucumanas.

“Si hay algo nos vincula a todas, es la angustia y el pánico de salir a la calle”, dijo Claudina.

Las referentes explicaron que las chicas salen a primera o a última hora a comprarse ropa para no ser vistas; y que se sienten atemorizadas al circular por lugares muy poblados a causa de las agresiones que sufren.

“Muchas no se animan a pisar el centro, se mantienen alejadas o se mueven en grupos porque tienen miedo”, dijo Rukone, quien agregó que el maltrato que recibieron durante años hizo que algunas de las chicas reaccionen de forma violenta ante agresiones. “El estereotipo de que somos todas agresivas o violentas es ridículo y lastima mucho, porque nos aleja todavía más de la sociedad”, se quejó Moyano.

Otras preocupaciones

“Nuestro mayor miedo es, si la ley de cupo laboral se aprueba, que se haría con las adultas mayores. Recordemos que las chicas tienen una esperanza de vida de no más de 40 años, la mayoría muere a causa del deterioro de la salud por vivir en malas condiciones, y otras simplemente son asesinadas. Aquellas que sobreviven, no tienen obra social, ni quien las acompañe y en hospitales públicos evitan atenderlas. Terminan muriendo en sus casas”, fueron las palabras de Rukone, quien además hizo mención a la alta taza de suicidios que existen dentro de la comunidad como consecuencia de la marginalización.

Jorgelina Salazar fue víctima de una brutal golpiza por parte del conductor de un taxi que, según su relato, la atacó en pleno viaje de regreso a su domicilio el domingo 21 de enero.

El día 15 del mismo mes, durante la madrugada, a Natasha Banegas, le pegaron cuatro balazos en las piernas en Barrio Sur, donde trabaja. Banegas permanece internada en el hospital Centro de Salud, en la capital.

Cinco meses antes, el 13 de agosto de 2017, Ayelén Gómez, fue hallada desnuda, golpeada y con signos de asfixia atrás de las tribunas de Lawn Tennis. La mujer había denunciado tiempo atrás que oficiales de la Policía la secuestraron y abusaron de ella.

El 26 de Julio fue asesinada Pamela Tabares, de 35 años. Recibió cinco disparos y fue abandonada en un camino rural en la periferia de Rosario. El diario El País, de España, se ocupó del caso de la joven y denunció más casos de violencia en Argentina.

Comentarios