Las tres materias pendientes para Macri

Según el economista Adrián Ravier, la inflación no se detendrá hasta que no se usen herramientas más ortodoxas y se apunte a bajar el ritmo de monetización del déficit

05 Feb 2018
1

APRECIACIÓN. En enero, el dólar ganó poco más de 5% respecto del peso. reuters

La suba de precios, el incremento del gasto público y el atraso cambiario siguen siendo las materias económicas pendientes de la gestión del presidente Mauricio Macri. Si bien el Gobierno intentó corregir el atraso, mostró mejoras en el resultado fiscal de 2017 (anunció una baja en el déficit primario, que no incluye deudas) y anunció que la inflación del año anterior fue prácticamente la mitad que la registrada en 2016, el rumbo económico espera señales de mayor estabilidad en la actividad. En una entrevista con LA GACETA, el doctor en Economía Adrián Ravier marca sus expectativas acerca de cómo evolucionarán estos tres componentes en lo que resta del año.

Inflación

Si bien la inflación ha bajado del 41% en 2016 a 25% en 2017, lo cierto es que las metas de inflación se han incumplido.

El Banco Central (BCRA) ha corregido el sendero de metas de inflación y ha fijado el nuevo objetivo en 15% para 2018, pero esta meta ya parece de imposible cumplimiento, y apenas terminó el mes de enero.

La discusión incluso se extendió a las dificultades que tendrá el BCRA para bajar la inflación a menos del 20% anual. Lo cierto es que la inflación no se detendrá hasta que no se utilicen herramientas más ortodoxas, y se apunte a reducir el ritmo de monetización del déficit fiscal.

Déficit fiscal

El principal desafío de 2018 es terminar con la inacción fiscal. Si bien hubo gestos en 2017 para corregir este desequilibrio, lo cierto es que los avances se han neutralizado rápidamente.

El mejor ejemplo está en el recorte de gasto público. Si bien se redujo el tamaño de subsidios económicos a los servicios públicos, éstos se compensaron con nuevos subsidios sociales. El resultado incluso es un incremento en el total de subsidios. Lo mismo ocurre con el empleo público. Hubo algunos recortes en algunas áreas a nivel Nacional, pero los incrementos del empleo público de provincias y municipios superan aquellos recortes y el saldo es nuevos incrementos del empleo público consolidado. Cambiemos puede mostrar algunos avances, pero son todos engañosos. El sobrecumplimiento de las metas fiscales, por ejemplo, sólo reduce el déficit primario mientras se incrementa el déficit financiero; El pacto fiscal con las provincias que pasa la responsabilidad de las autoridades provinciales en nuevos giros de Nación que sólo podrá concretar en la medida que siga quitando subsidios económicos a los servicios públicos; La reforma tributaria que promete reducciones marginales de impuestos recién para después de 2020; y ahora la intención de reducir la burocracia política con impacto marginal sobre el enorme déficit fiscal, son todos gestos para enfrentar el desequilibrio fiscal, pero aun sin observarse un impacto certero sobre el problema.

Atraso cambiario

Recordemos que el déficit fiscal al ser financiado con endeudamiento público externo (U$S 30.000 millones en 2018) está inundando la Argentina de dólares, lo cual contribuye en generar un atraso cambiario que alimenta el déficit de cuenta corriente. Sólo corrigiendo el déficit fiscal se podrá corregir el atraso cambiario, y con ello el déficit de cuenta corriente.

En Esta Nota

Mauricio Macri
Comentarios