Ranchillos intenta recuperarse de la peor inundación en años

Según el comisionado rural, el problema es que no fueron habilitados dos canales que cruzan la zona y que debieron llevarse el agua. Por eso improvisaron drenajes, cavando zanjas que rompieron la ruta.

27 Ene 2018

“En Ranchillos llovió mucho, pero no más que una hora, o una hora y media. Después no volvió a largarse. El problema es que nos llega el agua desde otras ciudades y durante la madrugada empezó a acumularse y a entrar en las casas. Algunas tenían en su interior 40 centímetros, otras casi un metro”, explicó el delegado comunal, Antonio Pino. Él participó en una reunión en Casa de Gobierno a la que asistieron los funcionarios responsables de las zonas más afectadas por la tormenta del miércoles.

Según Pino, hace dos años había sucedido algo similar en el pueblo, pero sin alcanzar la magnitud de esta semana. Y subrayó que si hubiera llovido en Ranchillos como ocurrió en otros puntos del Gran San Miguel de Tucumán, la situación hubieso sido mucho peor.

En plena inundación, a causa de los reclamos de los vecinos, de la presión de los poblados cercanos y de la amenaza de nuevas tormentas, romper la ruta fue la única opción que Pino consideró viable para desagotar el agua acumulada en el pueblo. “Es algo que no debe hacerse, pero me hice responsable porque creíamos que era la única solución -apuntó-. Si no, la inundación iba a ser peor”.

Los caminos que se cortaron fueron la ruta 302 (alternativa) que une Ranchillos con Estación Aráoz y la ruta 321, que va de Ranchillos a Los Ralos. En ambos casos se improvisó un canal, en forma transversal al camino, por el que drenó el agua.

“Dos canales bordean el pueblo: el DP1 y el DP2. Ninguno funciona”, denunció el delegado comunal, y explicó que si bien la obra no es nueva, nunca conectaron los canales con los sistemas de desagüe. “No soy especialista en recursos hídricos, pero por sentido común imagino que la solución es hacer las conexiones de los canales. Si funcionaran, el agua que llega al pueblo iría para ahí y no hubiese sido necesario romper la ruta”, subrayó.

Pino indicó que la comuna trabaja para dirigir el agua hacia uno de los canales. Tres máquinas están actuando con el objetivo de conducir el agua hasta el DP1. “Si las condiciones se mantienen y seguimos con las excavaciones, en las próximas horas se soluciona”, anticipó.

En el despacho del gobernador, delegados comunales e intendentes informaron sobre la situación. “Solicité equipos técnicos para que nos ayuden. Es necesario hacer una nueva planificación, porque la que tenemos ya es vieja y cambiaron muchas cosas”, adelantó Pino.

Otra de las zonas críticas fue Alderetes. El intendente, Sergio Venegas, enfatizó: “una vez que cesó la lluvia y pudo drenar el agua de los sectores más complicados, las familias regresaron a sus domicilios”. Su par de Banda del Río Salí, Darío Monteros, apuntó que ya no quedan evacuados en el Hospital del Este.

Comentarios