Avanza en la Justicia el caso del niño que fue atacado por pitbulls

Lucas Parizzi, padre del menor, relató en un escrito que su hijo no fue atacado por uno sino por dos canes en la plaza San Martín. La familia del pequeño pidió que se le otorgue el papel de querellante en la causa.

23 Ene 2018
1

PLANTEO. Parizzi y su abogado (en diálogo con medios) aportó datos sobre el auto de los dueños de los animales y pidió revisar cámaras. la gaceta / foto de francisco fernandez

Lucas Parizzi recuerda cada detalle del momento en que su hijo de cuatro años fue atacado por dos pitbulls, en la plaza San Martín, en barrio sur, el martes pasado. Aunque la información policial de ese día dio cuenta de que un perro lesionó al pequelo, el padre precisa que fueron dos. Cuenta que él y el chico jugaban con una pelota, a unos cinco metros de distancia de una pareja de jóvenes, de unos 25 años, que permanecía sentada en el césped junto a sus canes. Otras personas paseaban o hacían ejercicios.

Cerca de las 21.30, la escena dio un dramático giro cuando la criatura fue atacada por los animales. “Estuvimos a milímetros de que los perros mataran a mi hijo. Sufrió heridas en los genitales, en la ingle y en los brazos”, refirió Parizzi, ayer, en los tribunales penales.

Mientras el pequeño era trasladado al hospital de Niños, frente a ese paseo público, estas personas cargaron a los animales en su auto y se retiraron del lugar, afirma el papá de la víctima. “Tomaron por calle Chacabuco y luego giraron hacia Rondeau”, explicó.

¿Existen las razas de perros peligrosos? Qué dicen los veterinarios y qué ocurre en otras provincias

Parrizzi, junto con su abogado Santiago Xamena, llegó a primera hora de ayer al palacio judicial de avenida Sarmiento al 400, para asumir el rol de querellante en la causa. En el escrito, al que tuvo acceso LA GACETA, Parizzi relata que: “...dos pitbulls atacaron deliberadamente a mi hijo, siendo que los mismos eran paseados de manera libre, sin correas, sueltos, sin ninguna previsión ni recaudo de seguridad”.

Después de concretar ese trámite en la fiscalía de feria, a cargo de Diego López Ávila, dialogaron con este diario. “Este tipo de ataque no debe volver a ocurrir. En este caso, los dueños de los perros no tomaron las medidas de seguridad necesarias para evitar el ataque”, consideró Parizzi.

“Hay un dolo eventual: el dueño sabía que era un riesgo llevar al animal a una plaza, sin correa ni bozal; y no le importó. Hubo una negligencia, porque sabían que podían producir un daño. Son responsables penalmente”, sostuvo Xamara.

Pedidos al fiscal

El letrado agregó que, además de asumir formalmente el rol de querellante, presentaron un escrito con una serie de pedidos al fiscal López Ávila, para avanzar en la investigación.

El primero de ellos fue que se analicen las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona, entre las 19.30 y las 22.30. A esa solicitud, le adjuntaron datos sobre el auto en el que se movilizaba la pareja que se retiró de la plaza después del ataque, llevándose a los perros. Se trataría de un Volkswagen Bora, según indicó el padre del pequeño que resultó herido.

La causa fue calificada como “lesiones graves, dolosas, por mordedura de can, y abandono de persona”.

También solicitaron que se pida al hospital de Niños la documentación donde consta el ingreso del pequeño y las heridas por las que fue atendido. Acompañaron ese pedido con una serie de fotografías donde se observan las secuelas del ataque en el cuerpo del niño. Por último, ofrecieron dos testigos que habrían presenciado la secuencia del ataque.

“Lo que esperamos es que estas personas se presenten ante la justicia y que entiendan que no pueden concurrir a un espacio público con perros de pelea, la culpa no es de los animales, la responsabilidad es de sus dueño”, concluyó Parizzi.

comentarios