Tucumanos vivieron una pesadilla camino a Mar del Plata: les secuestraron el colectivo y se quedaron sin hotel

En el contingente hay cuatro personas no videntes. Qué dice la empresa.

16 Ene 2018

Mediante un video publicado en Facebook, cuatro personas no videntes hicieron un reclamo contra una empresa de turismo tucumana. Dijeron que vivieron situaciones desagradables durante todo el viaje y que al llegar a Mar del Plata se dieron con que no tenían dónde hospedarse.

“La empresa nos ha dejado varados, nos ha estafado con un paquete que contratamos y no están cumpliendo”, dijo en el video Fabiana Vergara, la mujer que utilizó su cuenta para hacer la denuncia. También contó que el viaje duró 36 horas y que en el hotel no disponían de lugar para los 49 pasajeros.


Otro de los damnificados que habló en el video enurmeró todas las demoras que tuvieron. “Tendríamos que haber salido a las 11 del domingo, pero salimos a las 15.30 en un colectivo que se paró a 40 minutos de la ciudad de Tucumán y que lo secuestraron en Santiago del Estero. Ahí tuvimos siete horas de demoras”, expresó Miguel Ardiles. Los pasajeros contrataron el viaje con la empresa NOA Turismo.

Vergara pidió a las autoridades del Ente Tucumán Turismo que los ayuden a regresar: “queremos que nos ayuden a volver, porque no tenemos ninguna garantía”.

Federico Juárez, quien se identificó como el dueño de la NOA Turismo, reconoció ante LA GACETA todos los inconvenientes que hubo durante el viaje.

“El micro que salía se rompió, tuvimos que hacer un cambio de colectivo y cuando lo hicimos se cambió el listado online de pasajeros”, explicó.

También se refirió al secuestro: “nosotros teníamos que retirar gente de la capital (San Miguel de Tucumán), Santiago del Estero y Colonia Dora, porque tenemos sucursal también en Santiago. Por este motivo, nos secuestran el micro; dicen que no podemos recoger gente de tres lugares por más que sean de turismo”, argumentó.

Juárez dijo que él fue personalmente a Santiago y alquiló un nuevo micro para que el viaje pueda continuar.

Los pasajeros llegaron a destino con un día de retraso y las reservas que tenían en el hotel ya se habían caído. “Llamé al Ente de Turismo de Mar del Plata y me pasaron cuatro hoteles para poder alojar a la gente, así que los contraté y ya están todos alojados”, dijo Juárez.

“Estoy damnificado porque estoy haciendo doble gasto en todo: secuestraron el micro, tuve que volver a pagar uno y ahora estoy haciendo lo mismo con los hoteles”, concluyó.

También habló su esposa, Débora Morales, quien manifestó que la situación es preocupante y que comprende a los pasajeros: "me pongo en el lugar de ellos, pero bajo ningún punto de vista los estafamos. Si hubiese sido una estafa no estaríamos hoy acá; no se hubiese abierto el local”.

Comentarios