Asaltaron tres sucursales del Correo Argentino en nueve meses: se llevaron más de $4 millones

Los casos ocurrieron en el interior de la provincia. El de Burruyacu, el más recordado.

10 Ene 2018
1

La Policía trata de dar con los autores del robo en Las Cejas. LA GACETA/FOTO DE FRANCO VERA

Las sucursales que tiene el Correo Argentino en Tucumán se volvieron en el punto elegido por los delincuentes a la hora de robar. Contando el atraco que se produjo esta mañana en Las Cejas, en los últimos nueve meses se registraron tres asaltos en los que en total se llevaron más de cuatro millones de pesos.

El golpe más grande

La mañana del 3 de abril parecía ser una más en la tranquilidad de Burruyacu. Jubilados y pensionados hacía fila para recibir sus ingresos en el correo, hasta que ocurrió algo inesperado. Cuatro hombres fuertemente armados ingresaron al lugar y, después de reducir a los golpes a los dos policías que estaban de custodia, se apoderaron del dinero que allí había.

Jamás se imaginaron la reacción de las casi 100 personas que esperaban cobrar el dinero. Pese a sus amenazas, salieron corriendo para avisar lo que estaba ocurriendo y varios de los que se quedaron comenzaron a filmarlos con sus celulares. Sorprendidos, habrían cargados unos $ 3,2 millones en al menos dos mochilas y en una bolsa del correo.

A los pocos minutos, una camioneta de Gendarmería sorprendió cerca del ingreso de la ruta que va a Garmendia a dos de los cuatro asaltantes. Los gendarmes fueron atacados a balazos cuando intentaron detenerlos. Entonces la camioneta de la fuerza nacional embistió a los sospechosos, que quedaron tirados a la vera del camino y más de $ 2, 8 millones en billetes de diferente denominación, desparramados por el campo.

El resto del botín, según confirmaron fuentes judiciales, habría quedado en poder de los otros dos asaltantes que huyeron en la otra moto.

Robo y tiroteo

Minutos después del mediodía del 22 de noviembre, tres personas armadas reventaron con una maza la puerta del correo en la comuna de El Manantial, y redujeron a todas las personas que se encontraban adentro para luego huir con dinero.

Los ladrones ingresaron con armas y cascos. Uno de ellos golpeó en la cabeza a un empleado con una pistola y un segundo delincuente redujo al jefe de la sucursal, Santiago Alderete. Mientras tanto, el tercer ladrón se encargó de una clienta, María Elena Rojas, a quien amenazó de muerte y le arrebató la suma de $ 32.000 que la mujer estaba por depositar.


Un llamado a la Policía de lo que había ocurrido. Un grupo de efectivos de la Brigada observó que un taxi avanzaba a excesiva velocidad. Ante la posibilidad de que el chofer estuviera siendo víctima de un asalto, lo persiguieron. Sin embargo, desde el interior del vehículo, los asaltantes abrieron fuego y los policías respondieron con sus armas reglamentarias. Tras realizar varios disparos, dos lograron darse a la fuga a pie y un tercero fue reducido por los uniformados.

120 segundos fueron suficientes 

En Las Cejas nadie entendía lo que había ocurrido esta mañana. Al menos cuatro delincuentes protagonizaron un golpe comando para llevarse un millón de pesos. Habrían ingresado por una puerta trasera, cerraron las puertas de la oficina, donde muchas personas se encontraban cobrando sus jubilaciones y pensiones, y en apenas 120 segundos se apoderaron del dinero. Minutos después escaparon en una camioneta, a la que luego abandonaron para abordar en otro vehículo.


De acuerdo a lo que habló la Policía con los vecinos, el asalto habría empezado a gestarse en las últimas horas, cuando motociclistas desconocidos merodeaban la zona. "Aquí nos conocemos todos, por eso nos dimos cuenta que esas personas no eran de aquí", aseguraron.

Mientras los investigadores tratan de establecer por dónde escaparon los autores del robo, se procedió al secuestro de dos motos, una gris y una negra, que se encontraban tiradas en la ruta. Ambos vehículos con los números de motor y chasis limados. Se trata de establecer si es que fueron utilizadas para el hecho.

En Esta Nota

Inseguridad
Comentarios