El “León”, rey del desierto

En su última participación, Peugeot y su “dream team” van por todo en la categoría Autos.

08 Ene 2018
3

SURFEANDO DUNAS. Las máquinas de Peugeot dominaron las arenas de Pisco, con Cyril Després y Stéphane Peterhansel al frente en la general. El “león rampante” quiere que su último show sea memorable. Reuters

La historia recién comienza y queda un largo camino por delante, pero el Dakar 2018 ya tiene gusto a nostalgia para Peugeot. El poderoso equipo francés, uno de los más exitosos en la historia de la competencia, anunció a principios de noviembre que esta será su última participación, ya que a partir del año que viene se enfocará solamente en el RallyCross, cuyo futuro reglamento contemplaría la tecnología eléctrica en sus autos.

Por lo visto hasta aquí, sus intenciones son más que elocuentes: quiere una despedida a lo grande, con el podio de la categoría Autos totalmente copado por figuras de su dream team, como ya lo hizo en 2017. Algo bastante probable, vale decir: contar con cuatro bestias del rally como Stéphane Peterhansel, Cyril Després, Sébastien Loeb y Carlos Sainz (entre todos suman 19 títulos de Dakar y 11 campeonatos mundiales de la especialidad) es casi como tener a Messi, Cristiano Ronaldo, Neymar y Modric jugando en el mismo equipo. Un abuso.

Vale aclarar que el talento y la experiencia de sus conductores no es el único argumento de Peugeot. A su servicio está el 3008DKR Maxi, una máquina en cuyo diseño intervinieron los cuatro grandes pilotos. “Es el mejor vehículo que hemos conducido”, aseguró Peterhansel, con la autoridad que le confieren sus siete títulos en la categoría.

Cabe preguntarse entonces cuánto se abrirá el juego entre los autos a partir de la salida de Peugeot y hacia qué equipos emigrarán sus estrellas, o si alguna de ellas colgará los botines.

De todos modos, eso le atañe al futuro. En lo que al presente concierne, el operativo de despedida por la puerta grande le viene saliendo de perlas al “león rampante”, que demostró ser no sólo rey de la selva, sino también del desierto: Després, Peterhansel y Loeb marcaron los mejores tiempos del día sobre las dunas de Pisco.

Després, al ataque

Cyril ya había anticipado que la arena era la superficie para salir al ataque, porque es allí donde se siente poderoso. Y cumplió su palabra: lo suyo fue una cátedra de conducción y navegación off-road. Y es que sólo así podía aventajar a “Monsieur Dakar” y quedar al frente de la clasificación, con un margen de casi medio minuto. Con apenas dos etapas completadas, ya da la impresión de que los Peugeot competirán entre sí mismos más que contra el resto.

Quien por ahora impide que Loeb complete un podio exclusivamente francés es Giniel de Villiers, que a bordo de su Toyota marcó el cuarto mejor tiempo de ayer y quedó a poco más de cinco minutos en el acumulado. El verdadero desafío para el sudafricano, teniendo en cuenta el asedio de Loeb y sus propios antecedentes, será mantener la intensidad. Un poco más atrás, quedaron el qatarí Nasser Al-Attiyah (sufrió un percance que lo hizo perder más de 15 minutos) y el mendocino Orlando Terranova, por ahora la mayor esperanza del equipo X-Raid.

Barreda Bort, a fondo

En Motos, Joan Barreda Bort no quiere dar lugar a sorpresas: el piloto de Honda demostró por qué es favorito y sacó una ventaja de casi tres minutos sobre su escolta, Adrien Van Veberen, de Yamaha, que también lo sigue en la general. El salteño Kevin Benavides quedó 7°, a poco más de seis minutos y medio en el acumulado.

En Esta Nota

Dakar 2018
Comentarios