Pinky y Cerebro volverán a la TV con nueva serie

Los ratones regresarán a las pantallas de la mano de Steven Spielberg y "Animaniacs".

07 Ene 2018

La plataforma estadounidense de videos bajo demanda Hulu, propiedad de Walt Disney, Fox y Comcast presentará a partir de 2020 nuevas aventuras de "Animaniacs", la serie de dibujos de la década del 90 protagonizada por los hermanos Yakko, Wakko y Dot Warner, una de las pocas incursiones de Steven Spielberg y su productora Amblin TV en la animación.

La noticia, que fue publicada por los portales Deadline y The Verge, asegura que en forma inminente comenzará la preproducción de los nuevos episodios, que se sumarán a los 99 históricos que ya son patrimonio de la oferta de Hulu dentro del territorio estadounidense.

El Animaniacs original está centrado principalmente en los hermanos Warner que escapan de su prisión en la torre de agua de la Warner Bros., y se mueven interactuando con los personajes del cine y en al menos una ocasión, Satanás, en un intento de recapturar la comedia anárquica y de referencia del original Looney Tunes y sus personajes clásicos, recordó Télam.

"Estoy muy contento y orgulloso de que 'Animaniacs' tenga nueva casa en Hulu", dijo el cineasta, mientras que el vicepresidente Hulu, Craig Erwich, aseguró que "no podemos más que esperar trabajar con Spielberg y todos los equipos de Amblin y Warner Bros para más sketches, frases pegadizas, canciones y risas de 'Animaniacs' para niños y adultos de todo el mundo".

La serie original estaba dirigida al público infantil pero incluía gags, algunos chistes de tono subido, incluso con alusiones políticas, claramente dirigidas a los adultos, que nuevamente irán acompañados por aventuras de los populares ratones Pinky y Cerebro, uno tonto y el otro científico, respectivamente.

La plataforma Hulu, que opera en Estados Unidos, ofrece en streaming los episodios originales de la serie, así como los de sus series vinculadas, inclusive los Tiny Toons, con la intención de posicionarse en la oferta de series para niños y preadolescentes, tres décadas después. 


Comentarios