Joven muere por un disparo de la Policía de Salta

La jueza Ada Zunino, ordenó la detención de los efectivos.

06 Ene 2018

Uno de los dos policías detenidos por el asesinato de un joven de 17 años que en la noche del miércoles recibió un disparo en la cabeza, en un barrio de la zona sudeste de la ciudad de Salta, aseguró que la muerte del muchacho se produjo cuando él y su compañero fueron agredidos en momentos en que intentaban disuadir una pelea.

El efectivo quedó imputado como coautor del delito de homicidio agravado por el abuso de la función y por alevosía, calificado por el uso de arma de fuego contra Nahuel Salvatierra, de 17 años.

El hecho sucedió la noche del 3 de enero, en la zona sudeste de Salta, donde llegaron los dos efectivos policiales en una moto particular y en momentos en que estaban fuera de servicio.

Voceros de esa fuerza indicaron que en el lugar se registraba un conflicto entre distintos grupos y que los policías intentaron disuadirla.

Uno de los policías realizó un disparo y el proyectil le impactó en la cabeza a Salvatierra, quien murió momentos después en el hospital capitalino.

La jueza Ada Zunino, ordenó la detención de los efectivos. (Télam)

Uno de los detenidos por el crimen de un niño de 11 años que fue secuestrado, violado y asesinado en la localidad santiagueña de Quimilí se negó a declarar ayer ante la Justicia, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Rodolfo Sequeira, imputado por “homicidio triplemente calificado por alevosía, ensañamiento, premeditación de dos o más personas, privación ilegítima de la libertad y abuso sexual en concurso real”.

Otras nueve personas permanecen detenidas por supuesta participación en el crimen.

La fiscal Olga Gay de Castellano, aseguró que el crimen del niño ocurrió “durante un rito satánico” dirigido por el “El brujo” Jiménez, considerado devoto de San La Muerte.

En tanto, gran parte de los pobladores considera que el horrendo asesinato tiene directa relación con una venganza por cuestiones de narcotráfico.

El niño fue hallado asesinado, violado y descuartizado el 2 de junio de 2016, dos días después de haber desaparecido cuando fue a pescar a una represa de Quimilí. La causa conmocionó a la población santiagueña por la violencia con la que actuaron los asesinos. (Télam)

En Esta Nota

Salta
Comentarios