Pato Molina: un canto expresivo y vistosos arreglos

27 Dic 2017 Por Roberto Espinosa
1

BUENO

PRODUCTORES: Pato Molina. GENERO: Folclore. Duración: 42’. SELLO: Independiente.

La tierra del chaco quebrachera y montaraz prenderá en mi sangre con un ronco sapucay...” el rasguido doble de Ramón Ayala vuela latinoamericanizado en la flauta traversa y el canto de Pato Molina. Tucumano, formado en La Plata, este descendiente de don Andrés Chazarreta vuelve con “Melodía sin final”, su segundo cedé, acompañado por Ismael Gutiérrez (bajo), Antu Fuentes (percusión) y Juan Espina (guitarra) y varios invitados. Siete de las 11 piezas que lo integran son de su autoría. Entre las otras, sobresalen una decidora y jazzeada “La compañera” (O. Valles), “Gracias a la vida” (atractiva versión en landó del clásico de Violeta Parra) y “El cosechero”. Con vistosos arreglos musicales, las letras de Molina hablan del amor, la esperanza, la inequidad social, de la música que se renueva como el ciclo de la vida, y donde transpira su dolor. De voz expresiva y genes santiagueños, Molina tiene buena pasta para llegar lejos.

En Esta Nota

Notas de opinión
Comentarios