El director de Villa Urquiza declaró por la muerte del recluso que denunció la venta de drogas en el penal

1

BAJO LA LUPA. Snaider compareció ante la Justicia que investiga la responsabilidad del sistema penitenciario en la muerte de Medina. ARCHIVO LA GACETA

La justicia investiga si Fernando Medina fue desprotegido por los guardiacárceles para que sea asesinado.

26 Dic 2017

El director de Institutos Penales, Guillermo Snaider, y otros tres funcionarios del Servicio Penitenciario de la provincia se presentaron en Tribunales para declarar como imputados por el crimen de Fernando Sebastián Medina, el recluso que había denunciado a los guardiacárceles de haberlo obligado a vender drogas en el penal de Villa Urquiza.

Sin hacer declaraciones a la prensa, el primero en ingresar a la Fiscalía VIII fue Snaider. Después lo hicieron Walter Pato (departamento de Personal), José Fernando Cisterna (Responsable de las Unidades 1 y 2) y Claudio González (oficial de la penitenciaría).

La muerte del recluso

Medina, de 31 años, fue atacado por Alejandro "Pichi" Mendoza el miércoles 22 de noviembre en el patio de recreo del Anexo 1 de la cárcel. La víctima y un compañero, luego de haber denunciado la venta de marihuana, cocaína y psicofármacos, fueron trasladados a la seccional 7ª por cuestiones de seguridad.


Mendoza tiene 20 años y cumple una pena de 18 años por haber asesinado a Melanie Eliane Williams cuando intentó robarle el celular, en marzo 2014.

La fiscala Adriana Giannoni, a cargo de la investigación, confirmó hace unas semanas, a través del testimonio de varios presos que "Pichi" Mendoza, horas antes de haber herido mortalmente a Medina, hirió a otro interno del Anexo 5 y que luego lo dejaron en el patio del Anexo I. Lo que le llamó la atención es que no fue alojado en la celda de castigo, como normalmente ocurre con los presos que tienen problemas de conducta.

El reportero Pablo Toranzo documentó, entre octubre de 2014 y mayo de 2015, la situación de emergencia en el penal tucumano.

El domingo 19, sin que se conocieran los motivos y sin ninguna orden judicial, los denunciantes fueron trasladados de regreso a la cárcel y en el trayecto habrían recibido una feroz golpiza. La víctima, ni bien pudo, habló con sus familiares para denunciar lo que estaba pasando y que estaba seguro que lo matarían. Sus sospechas se confirmaron dos días después.

Por el asesinato de Medina se abrieron dos causas. En la justicia provincial, Giannoni investiga el homicidio y si Medina fue desprotegido por los guardiacárceles para que fuera asesinado. Mientras tanto, el fiscal federal, Pablo Camuña, lleva adelante la instrucción por la supuesta venta de estupefacientes dentro del penal.

En Esta Nota

Penal de Villa Urquiza
Comentarios