Canadá no deja que regrese el embajador de Venezuela

Represalia por una medida de Maduro

26 Dic 2017
1

REPUDIADO. Wilmer Barrientos fue declarado como “persona non grata”.

TORONTO.- El gobierno de Canadá informó oficialmente ayer que Wilmer Barrientos, embajador de Venezuela en el país, es declarado persona “non grata”. Como consecuencia de ello, el diplomático chavista no podrá volver a entrar en la nación de América del Norte. Barrientos no se encuentra en territorio canadiense porque el presidente Nicolás Maduro lo había retirado en protesta por las sanciones que la gestión del primer ministro Justin Trudeau impuso en septiembre contra la república bolivariana.

Como se recordará, numerosas naciones occidentales, y en especial latinoamericanas, han manifestado públicos cuestionamientos contra el accionar del Gobierno venezolano, que impulsó, en elecciones denunciadas de fraudulentas, una reforma constitucional considerada violatoria de derechos humanos y consagratoria de un régimen antidemocrático. Las marchas civiles en repudio a esa enmienda, y en protesta por la crisis económica de la potencia petrolera sudamericana que ha llevado a la pobreza a más de la mitad de la población según los opositores, arrojaron más de un centenar de muertos.

Mediante la ministra de Relaciones Exteriores, Chrystia Freeland, Canadá anunció, además, que expulsará al encargado de negocios del gobierno chavista. El nombre de este diplomático, sin embargo, no fue mencionado en el comunicado oficial de Canadá, ni tampoco trascendió en los despachos de las agencias de noticias.

Estas medidas canadienses se toman en represalia contra la decisión de Maduro de expulsar de Venezuela al encargado de negocios de la embajada de Canadá, Craib Kowalik.

El chavismo, simultáneamente, declaró persona “non grata” al embajador de Brasil, Ruy Pereira, decisión informada por Delcy Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente.

Justamente, la gestión venezolano afirma que los gobiernos extranjeros que critican sus políticas están tratando de alentar un golpe de estado impulsado por los sectores de la derecha.

Freeland, por el contrario, declaró que la expulsión de Venezuela del diplomático canadiense, anunciada el domingo pasado, era “típica del régimen de Maduro, que ha socavado consistentemente todos los esfuerzos para restablecer la democracia y para ayudar al pueblo venezolano”.

“Los canadienses no se quedarán de brazos cruzados mientras el gobierno de Venezuela le roba a su gente sus derechos humanos y democráticos fundamentales, y les niega el acceso a asistencia humanitaria básica”, sostuvo duramente la ministra. (Reuters)

Comentarios