Emplean emoticones para monitorear a pacientes oncológicos

En vez de llenar formularios, los enfermos expresan cómo se sienten usando los dibujitos

26 Dic 2017
1

EFICACES. De las redes sociales, los emoticones pasaron al área de la salud.

La influencia de los estados de ánimo en la salud general es ampliamente reconocida. Tradicionalmente se usaban escalas de emociones para detectar esos estados de ánimo. Pero recientemente, investigadores de la Mayo Clinic (Minnesota, EEUU) descubrieron que los emoticones, esos que se nos han vuelto fundamentales en las redes sociales, también sirven para evaluar la calidad de vida física, emocional y general de los pacientes, y permiten recolectar datos para el estudio de manera exacta y eficaz. El trabajo fue recientemente presentado ante la Sociedad Americana de Hematología.

“La atención médica de los pacientes con cáncer es compleja e incluye cirugía, radiación, quimioterapia y sustancias dirigidas, todo lo cual puede derivar en consecuencias físicas, emocionales, económicas y espirituales capaces de alterar la capacidad de realizar ciertas actividades sin ayuda. Esos factores de la calidad de vida desempeñan un papel importante para predecir la supervivencia y determinar las mejores alternativas de tratamiento”, explica la autora principal del trabajo, Carrie Thompson. Resalta que suele ser difícil medir la calidad de vida y el estado de rendimiento porque implica que los pacientes llenen por escrito largos, y por lo general tediosos, cuestionarios. Incluso a veces estos resultan inexactos.

La investigación

El estudio se hizo con 115 pacientes de la Mayo Clinic que sufrían linfoma y mieloma múltiple y cuya expectativa de vida era menor de cinco años. Todos disponían de un smartphone y recibieron, además, un reloj inteligente en los cuales descargaron la aplicación del estudio. Los investigadores recolectaron datos acerca de las funciones físicas, el cansancio, el sueño, el papel social, la funcionalidad y la calidad de vida. Y desarrollaron dos escalas electrónicas de emoticones para medir esta última.

“Los emoticones son un tipo de comunicación popular y casi universal. Si demostramos que los simples emoticones son una medida válida y confiable del bienestar del paciente, eso podría transformar la manera de valorar su bienestar”, añade Thompson.

En la primera semana los pacientes usaron el reloj inteligente durante unas nueve horas diarias, dieron 3.760 pasos diarios en promedio, hicieron ejercicio durante ocho minutos al día, fueron sedentarios durante 225 minutos y quemaron 116 kilocalorías al día.

Los investigadores observaron asociaciones importantes entre los resultados de los pacientes y los datos sobre la actividad; la correlación más fuerte se observó entre los pasos diarios y la puntuación para la función física. Además descubrieron una relación significativa entre los emoticones usados por los pacientes para responder y sus resultados normalizados.

“Aunque es preciso estudiar más a fin de validar la aplicación de los monitores de actividad que se llevan puestos sobre la atención médica de los pacientes con cáncer, creemos que esta tecnología tiene el potencial de mejorar la manera en la que cuidamos a estos pacientes. En el futuro, esta tecnología quizás permita monitorear los síntomas del paciente y comunicarse con ellos entre una y otra cita”, se permite esperar la doctora Thompson.

Comentarios