El semillero, garantía del futuro "decano"

Osores, Montiel, Valdez, Risso Patrón, Cuello, Romero y Pizziccanella, las apuestas del club, se ganaron un lugar de consideración dentro del plantel superior de Atlético.

19 Dic 2017

Una de las críticas constantes de la tribuna, años atrás, apuntaba sus dardos hacia la poca participación de los juveniles de Atlético en su plantel superior. Todo cambió cuando el club decidió sumarse a los torneos de AFA. Los chicos comenzaron a cumplir un rol importante. Esta temporada, primero con Pablo Lavallén y después con Ricardo Zielinski, el semillero tomó la posta debido a un calendario plagado de partidos, entre internacionales y locales, .

Desde los más “veteranos”, con 24 años, hasta las promesas con destino sin techo futbolístico, los chicos pelean día a día un lugar con los mayores. No están de relleno. Y este 2017 que se va les dejó una gran enseñanza a David Valdez (24), Alejandro Montiel (24), Gabriel Risso Patrón (23), Franco Pizzicanella (21), Mauro Osores (20), Tomás Cuello (17) y Jonás Romero (17). Ellos son el ejemplo de que Atlético proyecta a corto plazo un grupo nutrido de futbolistas propios nacidos en la provincia.

“Ha sido un año muy bueno. Tuvimos chances todos. Por ahí yo tuve un poco más de rodaje pero el técnico nos dio la oportunidad a todos y ninguno la desaprovechó”, sostiene Risso Patrón, quien dijo presente en casi todas las competiciones donde el “Decano” participó. A eso hay que sumarle la innumerable cantidad de concentraciones en las que participó. El lateral izquierdo nacido en Monteros jugó un total de ocho partidos, repartidos entre Superliga (3), Copa Argentina -frente a Independiente, en Mendoza- y los cuatro encuentros de la Copa Sudamericana, en las series contra Oriente Petrolero y el “Rojo”.

“El año que viene tiene que ser mejor para nosotros”, desea Risso Patrón, que llegó al “Decano” casi de casualidad. Lo habían descartado en una prueba, pero después lo fueron a buscar. Lo demás es conocido. “Para jugar hay que estar bien, ganarse el lugar”, aclara. “Ojalá nos vaya bien a todos”, insiste el defensor, que habla por el resto de sus compañeros, a los que también considera sus amigos.

Otro que tuvo bastante acción fue Cuello, pero durante la primera parte del año, con Lavallén como director de orquesta. “Tomi”, además, fue citado al seleccionado Sub 17 y fue sparring de la Selección de Lionel Messi. También estuvo cerca de jugar el Sudamericano.

Cuello se dio el gusto de enfrentarse a grandes del fútbol nacional: San Lorenzo y Racing. Y se midió con Banfield y Talleres. Por la Libertadores entró unos minutos ante Palmeiras, en San Pablo, y por la Sudamericana participó de los duelos contra Oriente Petrolero.

“Estoy muy contento por el grupo que tenemos y porque además los grandes nos apoyan, nos hablan, nos aconsejan”, agradece Romero, el menor de la familia “decana” cuya única participación en cancha se resume a una gran presentación en Mendoza por la Copa Argentina ante Independiente. Esa noche, Jonás sostuvo un flojo comienzo de Atlético.

El pionero entre los surgidos de la cantera es Valdez. Con varias temporadas encima, el volante central, que suele posicionarse también como lateral derecho, continúa buscando afianzarse en el equipo. Por la Superliga aportó lo suyo frente a Talleres, en Córdoba, y en el triunfo sobre Central, en Rosario. En la Sudamericana colaboró en los 180’ ante los bolivianos. Montiel, por caso, tuvo minutos en el anterior Torneo de Primera ante Patronato y ya en este semestre en los duelos con Oriente Petrolero e Independiente, ambos por la Sudamericana.

Lo de Osores fue un tanto difícil, a partir de lesiones que lo castigaron. De buen porte, el zaguero

central descolló cuando reemplazó al lesionado Franco Sbuttoni en la semifinal de la Copa Argentina en Formosa. Ingresó en un momento caliente, pero en todo momento se mantuvo firme. Fue clave tanto en el juego aéreo como por abajo. En total jugó dos partidos en el año; dejó una buena imagen y ratificó que en un corto plazo puede llegar a ganarse la titularidad.

Junto a ellos está Pizzicanella, el arquero por el que Cristian Lucchetti pidió una oportunidad. “Pizzi” no pudo debutar, pero la experiencia lograda en tantas concentraciones, en la Sudamericana, Superliga y Copa Argentina, vale para lo que viene.

“Si estamos a la altura, seguramente el técnico nos va a tener en cuenta”, acepta Romero, el último en debutar en el plantel superior, hoy devenido en la “joya” del club.


Ibáñez y Lapetina Castillo, dos chicos que se las traen
 
Pizziccanella, el líder que se va forjando de abajo
 
Nadie mejor que Cristian Lucchetti para pedir por él. Uno de los mayores ídolos de Atlético respaldó a Franco Pizziccanella, el arquero de 21 años que no debutó todavía en el plantel superior pero que fue una pieza importante en el equipo luego de que “Laucha” se lesionara. El joven de 21 años tiene una historia particular.
Egresado del Gymnasium, sus compañeros hablan de él como un líder nato, virtud que también consume de uno de sus referentes, el propio Lucchetti. “Ha sido un año muy bueno para mí, en especial por todo lo que me tocó vivir. Me sirvió mucho de experiencia”, le confiesa a LG Deportiva el lungo. 
Una cuenta pendiente, atajar, por supuesto. “Sí, pero tengo que ser paciente y seguir aprendiendo. Esto es largo y hay que estar siempre bien de la cabeza”, reconoce “Pizzi”, cuya profesión es de lo más impiadosa en el fútbol. Los arqueros no se renuevan semana a semana. “Hay que seguir mejorando para lo que viene. Si ahora viene un arquero nuevo y es para sumar, bienvenido sea”, acepta Franco, que no piensa bajar los brazos hasta llegar al arco del “Decano”.
 
Cuando llegó el momento de seleccionar futbolistas para encarar la complicada misión de visitar a Oriente Petrolero, de Bolivia, por la Copa Sudamericana, luego de que el plantel superior quedó casi desmantelado, una de las mayores sorpresas fue el llamado de Carlos Lapetina Castillo. El volante, que puede moverse en todos los frentes de la cancha, tiene apenas 15 años y, según confían desde Atlético, es uno de los proyectos mejor protegidos del club.
Otro de los que surgió en el último tiempo es Daniel Ibáñez, arquero, de 20 años. Detrás de ellos hay varios chicos que juegan en la Reserva de AFA con una edad que los convierte en una apuesta al futuro. Lapetina Castillo e Ibáñez lideran esa camada.

> Ibáñez y Lapetina Castillo, dos chicos que se las traen

 Cuando llegó el momento de seleccionar futbolistas para encarar la complicada misión de visitar a Oriente Petrolero, de Bolivia, por la Copa Sudamericana, luego de que el plantel superior quedó casi desmantelado, una de las mayores sorpresas fue el llamado de Carlos Lapetina Castillo. El volante, que puede moverse en todos los frentes de la cancha, tiene apenas 15 años y, según confían desde Atlético, es uno de los proyectos mejor protegidos del club.
Otro de los que surgió en el último tiempo es Daniel Ibáñez, arquero, de 20 años. Detrás de ellos hay varios chicos que juegan en la Reserva de AFA con una edad que los convierte en una apuesta al futuro. Lapetina Castillo e Ibáñez lideran esa camada.

> Pizziccanella, el líder que se va forjando de abajo 

Nadie mejor que Cristian Lucchetti para pedir por él. Uno de los mayores ídolos de Atlético respaldó a Franco Pizziccanella, el arquero de 21 años que no debutó todavía en el plantel superior pero que fue una pieza importante en el equipo luego de que “Laucha” se lesionara. El joven de 21 años tiene una historia particular.
Egresado del Gymnasium, sus compañeros hablan de él como un líder nato, virtud que también consume de uno de sus referentes, el propio Lucchetti. “Ha sido un año muy bueno para mí, en especial por todo lo que me tocó vivir. Me sirvió mucho de experiencia”, le confiesa a LG Deportiva el lungo. 
Una cuenta pendiente, atajar, por supuesto. “Sí, pero tengo que ser paciente y seguir aprendiendo. Esto es largo y hay que estar siempre bien de la cabeza”, reconoce “Pizzi”, cuya profesión es de lo más impiadosa en el fútbol. Los arqueros no se renuevan semana a semana. “Hay que seguir mejorando para lo que viene. Si ahora viene un arquero nuevo y es para sumar, bienvenido sea”, acepta Franco, que no piensa bajar los brazos hasta llegar al arco del “Decano”.


Comentarios