El tribunal se integrará con una camarista penal

La jueza Alicia Freidenberg salió en el sorteo

16 Dic 2017
1

ALICIA FREIDENBERG. La camarista penal en junio de este año.

Dos días después de que el vocal Antonio Gandur requiriese el pronto despacho de la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Instrucción, ese tribunal practicó un sorteo entre los miembros de la Cámara Penal para reemplazar a la jueza Liliana Vitar, quien no interviene en la causa de la Línea 11 porque está casada con el fiscal que la instruyó: Washington Navarro Dávila (N°5) -se informa por separado sobre las reacciones al pedido de celeridad-. En dicho acto quedó desinsaculado el nombre de la camarista Alicia Freidenberg. Si su designación prospera, la magistrada participará junto a Eudoro Albo (presidente) y a Enrique Pedicone en la Cámara de Apelaciones que revisará el recurso que presentó Navarro Dávila. En juego está la revisión de la sentencia de Juan Francisco Pisa (N°3) que anuló las medidas investigativas y desplazó a Navarro Dávila.

Albo ordenó la integración del tribunal antes de que Pedicone (preopinante) y él mismo hayan votado en esta causa con repercusiones institucionales intensas, que involucra a magistrados en lo contencioso administrativo y que generó cortocircuitos en la cúpula de los Tribunales. La designación de Freidenberg, que aún no fue notificada a las partes, anticipa que probablemente la emisión de la sentencia pasará para el año próximo. Ese pronóstico no sólo se funda en la prolongación lógica del trámite que implica la incorporación de un tercer juez: ello también da a entender que existiría una disidencia entre Albo y Pedicone, quienes, como se dijo, aún no pusieron formalmente sus cartas sobre la mesa. En otro recurso interpuesto por Navarro Dávila en la misma causa, ambos habían fallado en idéntico sentido y, por esa razón, no fue necesario sustituir a Vitar. En aquella ocasión, tanto Albo como Pedicone rechazaron la impugnación del fiscal.

El caso penal comenzó en febrero, cuando Alberto Mihelj, de la firma Leagas, denunció la presunta perpetración de una maniobra delictiva en el fuero en lo contencioso administrativo. Según Mihelj, gracias a esa maniobra la empresa de transporte público Inverbus recuperó la explotación de la Línea 11.

Comentarios