Por tercer año consecutivo se festejará la Navidad para Todos en la plaza Independencia

Mientras la mayoría se concentra en cerrar el año y organizar las vacaciones, los jóvenes que integran el grupo Un Mundo Diferente trabajan para regalarles la mejor Nochebuena a quienes menos tienen. Habrá regalos y una mesa bien tendida para compartir como en una gran familia.

14 Dic 2017

Diciembre es mes de locura. La gente corre para cerrar el año, terminar de rendir materias, pasar de curso, concluir proyectos, saldar cuentas... Todos, menos los jóvenes de Un Mundo Diferente. Ellos, además de ocuparse del estudio y del trabajo, porque muchos hacen las dos cosas, se dan tiempo para pensar en los demás. En los que no tienen casa ni trabajo ni familia ni van a la escuela. Para ellos, estos jóvenes preparan “Una Navidad diferente”.

Por tercer año consecutivo, la plaza Independencia se convertirá el 24 a la noche en un gran salón de fiesta. Por la 25 de Mayo, en la vereda donde está ubicado el pesebre, se colocará una mesa de 100 metros de largo, adornada y sembrada de platitos con diferentes comidas, frías y calientes, y bebidas sin alcohol. Los chicos de Un Mundo Diferente salen todas las noches a invitar a los mendigos que duermen en los recovecos de las vidrieras y al lado de las vías del tren, y a los abuelos de los hogares.

¿Qué tienen hasta ahora? Sencillamente nada. Pero ellos confían en la solidaridad de los tucumanos, que llega por la Providencia de Dios. “La gente ayuda mucho. El año pasado nos llamó una chica de Ushuaia y nos mandó una encomienda con panes dulces desde allá”, cuenta Silvina Terán, una de las jóvenes fundadoras del grupo. Silvina estudia la carrera de Comunicación en la UNT y la licenciatura en Educación Diferencial. Además, trabaja en un estudio jurídico. Sus padres se separaron hace mucho tiempo y cada uno formó una nueva familia. “Desde que surgió Una Navidad Diferente, en 2015, ya no tengo que turnarme para pasar las fiestas en una o en otra casa. Ellos saben que la paso con los abuelos, con la gente de la calle y con muchas personas que no son pobres pero viven en soledad en los edificios del centro. Ellas también bajan y comparten con nosotros el mismo sentimiento de fraternidad y alegría”, dice la joven, de 25 años.

Sil Terán y otras dos jóvenes del grupo, Nadia Amaya e Isabel Castillo contaron que la fiesta fue creciendo. En 2015 concurrieron 300 personas; en 2016, 800 y ahora se esperan más de 1.000.

La idea de hacer una fiesta en la plaza surgió el 11 de diciembre de 2015. A Sil y a sus amigos Francisco Díaz Vázquez y Daiana del Campo se les había ocurrido lo mismo: pasar la Nochebuena con la gente que no tiene casa. Pero no lo habían comentado entre ellos. Cuenta Fran que en la Nochebuena de 2014 regresaba a su casa caminando muy rápido, porque era tarde y no conseguía taxis. Venía de cantar en una iglesia en la Misa del Gallo. De pronto encontró a un hombre parado en la vereda, mirando la televisión de una vidriera, y se preguntó si él también hubiera hecho lo mismo de no tener una familia.

A su vez, Silvia le contaba a una amiga su deseo de pasar la Nochebuena con las personas de la calle. “¿Sabías que Fran tiene una idea parecida y también Daiana?”, le contestó su amiga. De inmediato Sil se reunió con ellos y decidieron juntar sus aguinaldos y hacer una mesa para los indigentes en la plaza Independencia. “Pedimos donaciones a nuestros amigos y familiares por Whatsapp. Y nos empezaron a llamar de todos lados porque querían colaborar”, relata Silvina. “Nuestros mensajes se habían viralizado. Así comenzamos armando una mesa para 20 personas y terminamos con 300”, ríe la joven. Desde allí el proyecto fue imparable. La gente espera la fiesta cada año. En Santiago del Estero ya replicaron la idea. Y entre idas y vueltas, Fran y Dai, que ya no eran novios, se reconciliaron y en octubre del próximo año se van a casar.


Voluntarios
Sumate mañana, a las 21, en la Catedral
Los que quieran participar en la organización de la fiesta de Nochebuena están a tiempo de hacerlo. Solamente deben ir a la reunión de mañana, a las 21, en el salón de la Catedral. No hace falta mucho tiempo, cada uno dona lo que puede. Algunas personas están muy ocupadas y sólo pueden el mismo 24, pero si han asistido a la reunión tendrán tareas para hacer ese día, como poner la mesa, calentar las empanadas, servir las bebidas o animar para que la fiesta sea inolvidable. Quizás haya gente que pueda aportar movilidad y eso será de mucha utilidad, sobre todo para la gente que debe volver a su casa después de la fiesta.
Lo que sobra 
el alimento que queda se entrega a comedores 
Las donaciones siempre superan las expectativas. Por eso, al terminar la fiesta los voluntarios primero limpian toda la plaza y la iglesia Catedral, donde se guarda la mercadería, y luego se preparan viandas con la comida que sobró para entregarla a cada persona en situación de calle antes de irse. Si aún así sobra comida, como ocurrió el año pasado, se entrega a comedores que funcionan el 25. Por ejemplo, el merendero de Los Pocitos, que el 25 hará su agasajo a los chicos del barrio, y ya anticipó que recibirá parte de lo que sobre de la fiesta. El año pasado se entregó al hogar evangélico En la mano  de Dios, y a comedores y hospitales.
donaciones
Cuatro puntos de recepción de las cosas
Las donaciones se podrán entregar en los siguientes puntos: 1) En la iglesia Catedral, 24 de Septiembre 420 de 9 a 12 y de 17 a 20. 2) En el drugstore de Balcarce 648. 3) En la casa de la familia Terán, de Jujuy 670 y 4) En la sede de Training Force Gym, Miguel Lillo 365 local 9 (Hilton Garden Inn). Por cualquier consulta o por averiguación sobre las donaciones se puede llamar a los teléfonos celulares de Daiana (381-6527441), de Silvina (381-6540679), de Francisco (381- 5567111), de Iris (381-5716272) y de César (3854324204).

> Voluntarios

Sumate mañana, a las 21, en la Catedral
Los que quieran participar en la organización de la fiesta de Nochebuena están a tiempo de hacerlo. Solamente deben ir a la reunión de mañana, a las 21, en el salón de la Catedral. No hace falta mucho tiempo, cada uno dona lo que puede. Algunas personas están muy ocupadas y sólo pueden el mismo 24, pero si han asistido a la reunión tendrán tareas para hacer ese día, como poner la mesa, calentar las empanadas, servir las bebidas o animar para que la fiesta sea inolvidable. Quizás haya gente que pueda aportar movilidad y eso será de mucha utilidad, sobre todo para la gente que debe volver a su casa después de la fiesta.

> Lo que sobra 
El alimento que queda se entrega a comedores 

Las donaciones siempre superan las expectativas. Por eso, al terminar la fiesta los voluntarios primero limpian toda la plaza y la iglesia Catedral, donde se guarda la mercadería, y luego se preparan viandas con la comida que sobró para entregarla a cada persona en situación de calle antes de irse. Si aún así sobra comida, como ocurrió el año pasado, se entrega a comedores que funcionan el 25. Por ejemplo, el merendero de Los Pocitos, que el 25 hará su agasajo a los chicos del barrio, y ya anticipó que recibirá parte de lo que sobre de la fiesta. El año pasado se entregó al hogar evangélico En la mano  de Dios, y a comedores y hospitales.

> Donaciones
Cuatro puntos de recepción de las cosas

Las donaciones se podrán entregar en los siguientes puntos: 1) En la iglesia Catedral, 24 de Septiembre 420 de 9 a 12 y de 17 a 20. 2) En el drugstore de Balcarce 648. 3) En la casa de la familia Terán, de Jujuy 670 y 4) En la sede de Training Force Gym, Miguel Lillo 365 local 9 (Hilton Garden Inn). Por cualquier consulta o por averiguación sobre las donaciones se puede llamar a los teléfonos celulares de Daiana (381-6527441), de Silvina (381-6540679), de Francisco (381- 5567111), de Iris (381-5716272) y de César (3854324204).

> Misa del arzobispo y cena

Un mundo diferente trabaja durante todo el año 

Todos los que deseen ir a la fiesta deben estar a las 21, porque a esa hora el arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Sánchez, oficiará la misa en la plaza Independencia. A las 22 se comenzará a servir la comida y a la medianoche se hará el brindis (con gaseosa). Luego se abrirán los regalos y comenzará el baile (se espera que alguien done el servicio de DJ, porque el joven que puso la música los años anteriores esta vez pasará con su familia). Un Mundo Diferente trabaja sin descanso. Las reuniones se realizan en la iglesia Catedral. Durante el año los jóvenes dictan talleres de alfabetización, de reciclaje, de peluquería y de carpintería. Organizan un ropero solidario y fiestas para el Día del Niño y de la Madre.

> ¿Qué podés aportar?

- Baños químicos para varones y mujeres.

- Hornos pizzeros con garrafas

- Freezers

- Alquiler de tablones y sillas (para 1.000 personas)

- Tachos para hielo y bolsas de basura 

- Comida que no requiera de cubiertos (pizza, empanadas, sándwiches, bocaditos, snacks, etcétera) y dulces propios de la Navidad (budín, pan dulce, garrapiñada y turrón).

- Descartables: bandejas, vasos, servilletas, platos y film.

- Bebidas sin alcohol (tampoco sidra).

- Regalos que sean nuevos, para todas las edades. 

- Transporte: colectivos, vehículos particulares y camionetas para retirar donaciones y acercar a las personas a su casa o lugar donde duermen al terminar la fiesta.

- Dinero: para cubrir gastos que nadie haya donado.

- Para decorar: cartulinas de todos los colores, blondas (el papel de las tortas), témpera verde, purpurina, silicona líquida, cinta ancha de papel y para embalar, papel crepé de todos los colores, pinceles medianos, plasticolas, tanza, hilo piolín y pintura en aerosol verde y dorada.

- Espectáculos artísticos, gente que sepa cantar o tocar la guitarra.

- Equipo de música para ambientar la noche y DJs 




Comentarios