¡Naranjazo histórico!

Tucumán venció a Córdoba y ganó el único trofeo que le faltaba: la Copa de Oro de Paraná.

10 Dic 2017
1

QUE SEA SÓLO EL PRIMERO. El plantel de Tucumán celebra junto a la Copa de Oro de Paraná, el único trofeo que le faltaba. Prensa UAr

Durante más de 30 años, hubo en las vitrinas de la “Naranja” un espacio vacío: el que correspondía a la Copa de Oro del Seven de la República. Finalmente, el seleccionado tucumano pudo sacarse esa espina y completar esa pieza del rompecabezas al conquistar por primera vez el trofeo mayor del torneo de “siete” más importante del calendario argentino.

En la final, Tucumán se reencontró con Córdoba (al que ya había vencido en el cierre de la fase clasificatoria). Para que no quedaran dudas, volvió a vencerlo, esta vez por 21-12. El conjunto dirigido por Álvaro López González, Dino Cáceres, Federico Puerari y Fernando Lagarrigue completó así un torneo impecable, que ganó de punta a punta con una solvencia que no dejó lugar a dudas.

En su camino a la final, Tucumán 7 había derrotado en primera fase a San Juan (33-10), a Santiago del Estero (35-10) y a Córdoba (24-19). En la segunda jornada, goleó 26-0 a Cuyo en cuartos de final y en semifinales eliminó a Buenos Aires por 24-7.

La Copa de Plata quedó para el seleccionado de Santa Fe, mientras que la de Bronce se la llevó Salta.

Sólido y punzante

Al igual que en el debut contra los sanjuaninos, Tucumán demostró fortaleza mental para revertir un comienzo desfavorable en la final. Córdoba comenzó ganando con un try de Ernesto Olmedo, pero los “Naranjas” se fueron al entretiempo 7-5 arriba con un try de José Barros Sosa convertido por Juan Manuel Molinuevo.

La amonestación a Franco Cuaranta al final del primer tiempo le dio una ventana de oportunidad a Tucumán, que no la desaprovechó y estiró su ventaja con un try de Facundo Noval y otra conversión de “Maneco”.

La solidez defensiva fue otra de las virtudes de este Tucumán campeón, que supo contener a los “Dogos” a centímetros del ingoal durante varias fases, hasta encontrar la oportunidad de contragolpear. Allí, Barros Sosa se encargó de liquidar el encuentro.

“Ya desde el primer partido, cuando levantamos esos dos tries en contra, sentí que este era el año. Con cada partido lo fui sintiendo con más fuerza y al final hicimos historia. Estoy muy orgulloso de este equipo”, resaltó el wing de Lawn Tennis.

“Es mucha emoción, porque tantas veces estuvimos ahí, acariciando el título, y no se nos daba. Nos vamos con el sabor del deber cumplido”, se descargó López González. El entrenador destacó además el compromiso de los jugadores tucumanos para sumarse al seleccionado a estas alturas de una temporada extenuante: “sólo me queda felicitar a todo el plantel y agradecerle a estos chicos por la pasión y el amor que le ponen a este juego.”

En Esta Nota

Los Naranjas
Comentarios