La Cumbre de la OMC aboga por el comercio multilateral

Unos 4.000 delegados se reunirán mañana

09 Dic 2017

La XI Conferencia Ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC) abrirá mañana en Buenos Aires con la meta de reafirmar el compromiso con el comercio basado en reglas, tras la irrupción del proteccionismo de Donald Trump y las presiones de China.

No se esperan grandes resultados en la reunión de cuatro días, pero ya sólo un consenso general sobre el comercio multilateral y el sistema de la OMC como mecanismo para la resolución de controversias será interpretado como un paso adelante. La pesca, las ayudas internas a la agricultura y los inventarios públicos para la seguridad alimentaria son algunos de los puntos particulares que podrían mostrar avances.

Unos 4.000 delegados, entre ellos ministros y altos representantes de los 164 países miembro, debatirán hasta el 13 de diciembre los temas centrales de la agenda comercial mundial y la apuesta por el multilateralismo en el centro de la capital argentina convertido en una fortaleza para evitar protestas que empañen la cita.

“En tiempos recientes ha habido cuestionamientos a la OMC que podrían llevar a pensar en una potencial caída del sistema. Entonces, que lleguemos a Buenos Aires con la convicción de que el sistema va a salir respaldado y que, eventualmente, se van a discutir algunas cosas en las que puede haber algunas decisiones y otras en las que se abrirán procesos de negociación es realmente muy positivo”, destacó la presidenta de la conferencia ministerial, la ex canciller argentina Susana Malcorra.

“El sistema es importante, necesario, porque la alternativa al sistema es la jungla y eso no es bueno para nadie”, agregó. La mayor expectativa está centrada en la posición que traerá Estados Unidos al encuentro, ya que es la primera conferencia ministerial que se celebra tras la asunción del republicano Trump. Su política proteccionista, el “America first” (América primero), sacudió el escenario comercial mundial en cuestión de meses, con la salida de la Alianza Transpacífico y la revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés).

Varios puntos centrales de la Ronda de Doha para la liberalización del comercio aún están pendientes de consenso, pero la presidencia argentina quiere introducir otros temas, pese a la resistencia de algunos sectores a iniciar nuevos debates sin cerrar la rueda anterior.

Malcorra reconoció que “está muy complicada la negociación de agricultura en el contexto de la OMC”. Pero confía en que se puedan generar parámetros para delinear hojas de ruta que permitan avanzar en “la ayuda interna (a la agricultura), el acceso al mercado y otra cuestión que interesa a países en desarrollo que es la de los inventarios para la seguridad alimentaria”.

Reducción de subsidios

Los organizadores ven posible en tanto que se llegue a un consenso en torno a la reducción de subsidios a la pesca ilegal, un tema que también se vincula directamente con los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030 por la protección a especies en riesgo de extinción por la sobrepesca, aunque allí también restan aristas por negociar.

Argentina aspira a abrir un nuevo debate sobre comercio electrónico, que se convirtió en un negocio que mueve miles de millones de dólares a nivel mundial sin reglas generales de protección al consumidor. Varios países encuentran además dificultades para gravar esas transacciones y cobrar impuestos a las empresas operadoras.

Otro tema propuesto es la facilitación de inversiones. “La viabilidad del desarrollo está condicionada a la disponibilidad de inversiones. Lo que se está discutiendo no es la regulación de inversiones sino encontrar mecanismos para facilitar inversiones orientadas a mejorar el comercio”, explicó la presidente de la conferencia. También se debatirá sobre la inserción de las micro y pequeñas empresas a las cadenas de valor y el papel de la mujer.

Será la primera cumbre ministerial de la OMC en un país de América del Sur, y la primera organizada por el mismo país que simultáneamente preside el G20, Argentina.

El Gobierno de Mauricio Macri buscará fortalecer la presencia de la región en la OMC y contará con varios presidentes de la región en la apertura de mañana. La cumbre se vio sin embargo opacada por la inédita decisión de Buenos Aires de denegar la acreditación a decenas de integrantes de asociaciones de la sociedad civil a los que consideró “disruptivos”.

Comentarios