Un musical sobre el nacimiento de Jesús desde la mirada humana

Reponen “Historia del milagro” luego de cinco años de ausencia de los escenarios locales.

08 Dic 2017
1

RITMOS MODERNOS. La musicalización de “Historia del milagro” mezcla rock y baladas con arias de ópera.

DOS FUNCIONES

• Hoy y mañana a las 21 en el teatro municipal Rosita Ávila (Las Piedras al 1.500, en el ex Mercado de Abasto).

Hace 34 años Ricardo Gómez Madrid estrenó “Historia del milagro”, un musical inspirado en la concepción y nacimiento de Jesús, que enfoca el hecho desde un costado humano antes que místico. La obra atravesó generaciones (algunos de los actuales actores son hijos de quienes integraron el primer elenco); recorrió varias provincias del NOA; se montó con distintos directores, y hoy y mañana regresará a escena en el teatro municipal Rosita Ávila, luego de cinco años de ausencia y con la producción de la Fundación Palestra.

“El planteo esencial de esta propuesta teatral es afrontar la necesidad humana de llevar adelante una espiritualidad. Artistas y público queremos saber si es verdad o no esta historia. Hasta los personajes se plantean contemplar algo superior, no desde la receta vendida sino a partir de la necesidad de tener una certeza que nunca llega. Es que la fe no se explica, no es racional, por lo que el espectador no se va a llevar algo cerrado, sino que recibirá un camino que cada uno transita como puede a través de la emoción y de la fuerza de las escenas”, sostiene el autor -tanto del texto como de la música-.

La puesta es dirigida por el hermano de Ricardo, Alejandro Gómez Madrid, y en el elenco se repite varias veces esa característica de familiares reunidos en torno a este proyecto dentro del grupo Musicarte, como Franco e Issac Llovera. En total, habrá 21 actores y cantantes en escena, entre solistas y coro. Luján Daghero, Fiorella Guzmán Loza, Ariel Sorroza, Camilo Tahuil, Constanza Obelar, Teresa Zapata y Augusto Politti son algunos de los artistas que participarán este año.

“No es el tipo de espectáculo que se espera para esta época -aclara Ricardo Gómez Madrid-. No es un pesebre, un auto sacramental ni la representación fiel de los pasajes del Evangelio, sino un hecho teatral en sí mismo, que aborda las preguntas que nos hacemos como creyentes y no creyentes. El público se va a sentar con sus propios interrogantes, que son los que tuve cuando escribí la obra y la parte de los cantantes al momento de enfrentar el texto. En ese sentido es una mirada rebelde”.

Por este motivo se incluyen personajes ficticios y situaciones imaginarias, aunque inspiradas en el texto bíblico entre la unión entre José y María y el nacimiento de Jesús. El recorrido sonoro incluye ritmos modernos y juveniles (como el rock y la balada) con arias y dúos de la ópera clásica. La síntesis es que lo humano va a buscar lo divino con música y poesía, afirma el teatrista.


Comentarios