¿Ya whatsapeaste a Papá Noél?

Los chicos ya tienen claro lo que quieren para Navidad. ¿La tendencia? Juguetes en miniatura. Que no te tomen desprevenido.

03 Dic 2017

Ya huele a Navidad. Y mientras más se acerca esta fecha los padres enfrentan el desafío de encontrar el regalo que sus hijos le pidieron -con mucha ilusión- a Papá Noel. De seguro, muchos no van a necesitar grandes bolsas. Aunque sí bastante dinero. Porque los juguetes que están haciendo furor entre los más chicos en estos días son los de miniaturas. En diferentes versiones y tipologías, promedian los cinco centímetros y los acompañan accesorios milimétricos.

Además de ser promocionados a toda hora en la televisión, los pequeños juguetes (o mejor dicho, los fabricantes) cuentan con otro aliado: YouTube. Por muchísimos canales los youtubers arman historias a partir de estos entretenimientos. También los mismos chicos suben videos con decenas y decenas de atractivos juguetitos. Están desde los históricos juguetes miniatura, como Playmobil y Pinypon -sólo que por estos días vienen mucho más aggiornados- hasta la posibilidad de encontrarse con las propuestas más insólitas, como los Shopkins (artículos de tocador, frutas y golosinas).

Entre las nenas una de las creaciones más codiciadas es el denominado LOL Big Surprise, una especie de bolsito o pelota que incluye en su interior distintos regalos, envueltos individualmente en enigmáticos paquetes. Las sorpresas pueden ir desde muñecas, pasando por accesorios o bombas de baño efervescentes. La demanda viene siendo tan elevada que en muchas jugueterías del país ya no se consigue.

Atentos a la tendencia, varios locales tucumanos cuentan con estos objetos miniaturas entre sus pedidos para Navidad. Martín Coronel, encargado de un negocio que ya expone en sus estanterías las deseadas LOL, contó que hace una semana las recibieron y “están volando”. Los padres casi no reniegan por el precio: $ 600 sale cada pelota con la pequeña muñequita en su interior.

El mismo precio hay que calcular para los Num Noms, unos apetitosos e ínfimos juguetes con forma y olor a comida. Para los varones, los Grossery Gang son irresistibles. Los personajes tienen la forma de lácteos agriados, verduras mohosas, dulces apestosos, comida rápida rancia, remedios estropeados, snacks descompuestos, frutas podridas y latas de conservas vencidas. El pack de 16 piezas sale $1.200.

“Las miniaturas son el gran producto este año a nivel mundial, fundamentalmente para niñas. Hay de todo: desde muñequitas hasta escenarios para jugar”, comenta a LA GACETA Darío Mermelstein, de la Asociación Argentina de Empresas de Juguetes y Afines (AADEJA).

¿Qué hay de nuevo?

“Cabe aclarar que los juguetes en miniatura no son nuevos. Siempre atraparon mucho la atención de los chicos. Lo que sí veo es que ahora están pensados de manera secuencial y salen por temporadas; hay, como consecuencia, un afán de acumularlos, de coleccionarlos. Difícilmente los chicos se conformen con uno solo”, comenta Carolina Duek, doctora en Ciencias Sociales, investigadora del Conicet y especialista en juguetes y nuevas tecnologías.

“Lo que tienen estos artículos pequeños es que son objetos muy bien trabajados, sofisticados, con una cantidad de detalles impresionante. Son lindos y a la vez muy caros. Otra cosa que los caracteriza es el factor sorpresa, el juguete sorpresa. Eso engancha a los chicos. El personaje no se puede ver hasta que se compra y se abre la caja”, detalla.

En una época en la que los chicos tienen muchísimos juguetes, el hecho de que a partir de los 7 u 8 años empiecen a elegir objetos miniatura a los padres les agrada. “Porque ocupan muy poco espacio”, opina Mariana Salinas, empleada de otro comercio tucumano. Según sus cálculos, en una caja de zapatos pueden caber tranquilamente de estos juguetes miniaturas por más de $10.000. Cualquier pack pequeño arranca entre $ 300 y $ 600 y los que vienen con más accesorios pueden costar hasta $ 2.500 o $ 3.000.

Gisela Juárez, de Giro Didáctico, cuenta que el furor por los Shopkins arrancó el Día del Niño y se mantiene. Todos vienen con cajas de diferentes tamaños y accesorios. “En general, para Navidad los padres vienen y piden lo que los chicos quieren. No se fijan en cuánto cuestan”, añade Coronel.

> Lo más pedido

- Shopkins | Se pueden comprar los personajes con distintas formas y también los sets que incluyen una muñeca. Estos salen $923. (En Giro Didáctico tenés el 20% de descuento si sos socio del Club La Gaceta)

- La tradicional barbie | La muñeca que siempre está en la lista favorita de las nenas es Barbie. Ahora son mucho más reales: además de la rubia flaca, están las morochas, las rellenas y las petisas. Hay ofertas desde $ 300.

- Liga de la justicia | Los muñecos de superhéroes siempre aparecen en la lista de los favoritos de los chicos. Son de un material resistente y cuestan $ 2.000. 

- Juego de mesa | El clásico TEG tiene revancha. El juego fue aggiornado y así se mantiene como una gran atracción para los chicos año a año. Se consigue por $ 1.444. 

- Muñecas LOL Surprise | Una bola que incluye una muñeca y distintos accesorios. Cuesta desde $600. Todo lo que trae este juego, lo más pedido por las niñas, es sorpresa.
 
- Patines de Soy Luna | Todas quieren tener los patines de la protagonista del momento: Luna. Hay para mujeres y varones. Se consiguen promociones que incluyen patines, rodilleras y coderas, todo por $2.500. 
 
- Pinypon | Las tradicionales muñecas se pueden conseguir en sets desde $393. Traen accesorios e incluso hay ediciones especiales de princesas, como por ejemplo Blancanieves y los siete enanitos.
 
- Num Noms | Las cajitas con juguetes en forma de comida, postres, helados y pasteles se consiguen desde $600. Son coleccionables y cada objeto viene perfumado.
 
- H2o Go | Un juego para deslizarse y disfrutar los días de calor. Se conecta a la manguera. El más simple sale $ 872 (En Giro Didáctico tenés 20% descuento con el Club La Gaceta).
 
- TUMBLERS | Promete destronar al spinner. Se trata de un juego de destreza y habilidad. Tiene imanes. Los chicos deben lanzarlo y procurar que siempre caiga parado ($275).
 
- ARACNOBOT | Está entre los más pedidos de los chicos. Es una araña a radio control que lanza dardos y tiene láser. Cuesta $ 4.200. Utiliza pilas y viene con control remoto.
 
- Guantes de Hulk | Los gigantes puños permiten propinar golpes a distintos muebles sin romper nada gracias a su diseño especial. Salen $ 2.300. El martillo de Thor también es muy solicitado (a $1.500). 

tecnología 
de la tablet al celular
La tecnología aparecerá como nunca en los mensajes a Papá Noel, señalan los conocedores del negocio y quienes estudian los hábitos de consumo. Desde los tres años a los cinco los chicos quieren una tablet; desde los ocho o nueve pasan a los celulares. “Que pidan dispositivos no tiene que sorprender a nadie”, remarca la investigadora Carolina Duek, quien propone escuchar a los más chicos, lo que no implica ponerse en su lugar; lo importante es intentar comprender el tejido de significados que ellos les dan a sus elecciones. “Los chicos utilizan los dispositivos electrónicos para estar en contacto con sus pares, para jugar, para informarse y también para perder el tiempo entre varias páginas abiertas al mismo tiempo. Hay una preocupación de los padres, que dicen que los chicos no paran de usar la tecnología. Creo que es necesario reflexionar, preguntarnos cuál es el papel del adulto respecto de los consumos de los chicos”, señala. Ella propone límites y generar vínculos de confianza para acompañarlos en su contacto con las nuevas tecnologías.
> Tecnología | De la tablet al celular
La tecnología aparecerá como nunca en los mensajes a Papá Noel, señalan los conocedores del negocio y quienes estudian los hábitos de consumo. Desde los tres años a los cinco los chicos quieren una tablet; desde los ocho o nueve pasan a los celulares. “Que pidan dispositivos no tiene que sorprender a nadie”, remarca la investigadora Carolina Duek, quien propone escuchar a los más chicos, lo que no implica ponerse en su lugar; lo importante es intentar comprender el tejido de significados que ellos les dan a sus elecciones. “Los chicos utilizan los dispositivos electrónicos para estar en contacto con sus pares, para jugar, para informarse y también para perder el tiempo entre varias páginas abiertas al mismo tiempo. Hay una preocupación de los padres, que dicen que los chicos no paran de usar la tecnología. Creo que es necesario reflexionar, preguntarnos cuál es el papel del adulto respecto de los consumos de los chicos”, señala. Ella propone límites y generar vínculos de confianza para acompañarlos en su contacto con las nuevas tecnologías.

Comentarios