Telefonía celular: del antiguo “ladrillo” al moderno smartphone en solo dos décadas

La evolución de los teléfonos móviles fue vertiginosa. A Tucumán llegaron en 1994

29 Nov 2017

Tras varios meses de espera el furor de las comunicaciones portátiles ha comenzado a desvelar a los tucumanos. De esta manera nuestro diario anunciaba el inicio de la venta de equipos y líneas celulares el 4 de noviembre de 1994.

Desde entonces hasta ahora, el negocio cambió mucho. Aquel año había una sola empresa proveedora del servicio: la recordada CTI (Compañía de Teléfonos del Interior) y los equipos se comercializaban en cuatro agente oficiales: las firmas Sistelco, Celular Comp, Sistelec y Siemens Tucumán. Eran los llamados “ladrillos” debido a su tamaño y al peso. En la actualidad la comunicación y los aparatos son provistos por tres empresas, además los teléfonos se venden hasta en negocios de electrodomésticos.

Mientras la telefonía supera el siglo de historia, la telefonía celular debuta en la década de 1980. En 1983 se conocieron los primeros móviles en dos ciudades norteamericanas, Chicago y Washington. Una década más tarde hicieron su irrupción en el mercado tucumano.

Según nuestra crónica de 1994: las proyecciones indican que en el próximo milenio existirán en el mundo más de 14 millones de unidades. La realidad superó con creces esos pronósticos. En 2016, 33 años después de ponerse en marcha la comunicación móvil, se estimaba que había en el mundo unos 4.000 millones de celulares. Mientras otros informan que ya en 2017 hay más líneas celulares que pobladores en el mundo: 7.300 millones contra 7.200 millones de habitantes.

En el mercado argentino los números también son increíbles. Informes aportados por las empresas proveedores de servicios de comunicación señalan que hay más de 62 millones de aparatos contra casi 44 millones de habitantes, lo que hace casi un celular y medio por argentino.

Servicios iniciales

Quienes accedan al servicio en esta primera etapa podrán comunicarse sólo en el ámbito del Gran San Miguel de Tucumán y, hacia fin de año lo podrán hacer a cualquier punto de la provincia. Posteriormente se ampliarán al resto de las provincias del noroeste y antes de concluir 1995 se llegará a todo el país y también al exterior. Así presentaba LA GACETA la expansión del servicio. Por entonces los interesados en adquirir una línea y el equipo debían pagar $ 1.000 pesos. Para hacerse una idea de lo que significaba ese monto, un televisor de 21 pulgadas valía $ 500, una cocina, $ 480 y una heladera, $ 630.

Ya se hablaba, no obstante, de oficina móvil aunque para poder implementarla hacía falta que el equipo celular tuviera una interfase especial que lo unía a la computadora portátil. Es decir, había que llevar ambos dispositivos en un maletín.

Los aparatos de entonces, por otra parte, servían solamente para hacer y recibir llamadas. Nada que ver con los actuales teléfonos inteligentes, que envía mails y mensajes, e incluyen cámara fotográfica, reproductor de audio, libros electrónicos, GPS e infinidad de funciones más mediante las apps. Además, los juegos atraparon a los usuarios de todas las edades y los videos en streaming son la mayor novedad.

Evolución

Lo cierto es que la evolución de la telefonía móvil fue vertiginosa. Para dar una idea, en la Argentina se presentó en 1993, aunque los primeros aparatos habían aparecido en 1990. Hasta 1994 el aumento de equipos era del 72% y para 1997 ya se había duplicado.

Durante esos años la telefonía fija aumentaba el número de líneas pero a un ritmo del 15% anual en promedio. En 2003 la cantidad de equipos móviles llegó al mismo número de teléfonos fijos. Y al año siguiente, los celulares superaron ampliamente los equipos fijos, casi duplicándolos: 14 millones para los primeros contra apenas 8 millones de los segundos.

Segunda Guerra

Las comunicaciones móviles se remontan a las necesidades que surgieron durante la Segunda Guerra Mundial cuando las tropas avanzaban y los jefes debían informar su posición para los bombardeos a las formaciones defensivas. Terminado el conflicto esa tecnología se abrió al campo civil con sistemas de radio analógicos y en las bandas HF y VHF.

Los primeros equipos debían ser montados en vehículos. La primera llamada realizada desde un teléfono móvil ocurrió el 3 de abril de 1973 cuando un directivo de Motorola, Martin Cooper, dijo: “¿a qué no sabes de donde te llamo? Te hablo sólo para saber si suena bien”. Llamaba desde la Sexta Avenida de Nueva York a un directivo de la competencia.

Aunque la primera llamada se había producido en Estados Unidos, fue Japón el primer país con un servicio de telefonía celular, lo que ocurrió en 1979.

En el país norteamericano, en cambio, para llegar a la comercialización del sistema hubo que esperar una década desde aquella primera llamada.

El 13 de marzo de 1983 comenzó la comercialización del Dyna TAC 8000x, considerado el primer celular de la historia. Pesaba 800 gramos y medía 33 centímetros de largo (más que un ladrillo). Su valor era de 4.000 dólares. La batería duraba apenas para una hora de conversación. Al año de haber salido al mercado ya se habían vendido 300.000 unidades.

Comentarios