Los bienes de Terán reciben la máxima exposición pública

Por primera vez en Tucumán, un juicio oral puso la lupa sobre el patrimonio de un funcionario

17 Nov 2017
1

LA DEFENSA. El imputado Felipe Terán dialoga con el defensor oficial Ciro Lo Pinto. la gaceta / foto de franco vera

En todos o casi todos los procesos penales hay números, pero, por primera vez en la historia de Tucumán, un juicio oral discurre en forma exclusiva sobre ellos. Y, lo que es incluso menos usual todavía, sobre números relativos a los aumentos que registró un patrimonio mientras su titular, en este caso el ex juez federal N°2, Felipe Federico Terán, ejercía la función pública. Ese debate de corte matemático, contable y técnico dominó la jornada inaugural del juzgamiento de Terán por el posible enriquecimiento ilícito denunciado en 2003.

En la sala de juicio, la entrada y salida de bienes (autos, inmuebles y dinero en efectivo) del patrimonio de Terán en el período 1999-2005 recibieron la máxima exposición pública. Así, el ex magistrado destituido en 2006 por mal desempeño relativo al trámite de causas con títulos en default se vio obligado a explicar cómo hizo su peculio. Ante los camaristas del Tribunal Oral en lo Criminal Federal (TOF), Gabriel Casas, Alicia Noli y Juan Carlos Reynaga, y el fiscal subrogante Pablo Camuña, Terán insistió una y otra vez que trabajaba desde los 13 años -empezó lustrando zapatos en el casino-, y que ya tenía una fortuna consolidada en 1995 cuando el ex presidente Carlos Menem lo envió a la Justicia Federal de Catamarca. “Me quieren hacer nacer en 1999”, repitieron el imputado y su defensor oficial, Ciro Lo Pinto (ver “Argumentos...”).

El incremento patrimonial sin causa asciende a $ 550.000, según la peritación que practicaron siete peritos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, y de los ministerios públicos Fiscal y de la Defensa de la Nación (Ricardo Sal, el perito de Terán que considera que los aumentos cierran, dijo que no participó en el estudio por motivos personales). Cuatro de ellos, Oscar Fernández y Abel Guillermo Britos (Corte), y Nicolás Scher y Gloria Raquel Acevedo Villalba (Ministerio Público Fiscal) prestaron testimonio a distancia el miércoles: en condiciones técnicas precarias (hizo renegar el audio del sistema de videoconferencia), explicaron que no había declaraciones juradas de Terán previas a 1998 y que faltaban otros documentos. “La conclusión es que año a año aparecen egresos abonados con dinero cuyo origen no pudimos determinar”, dijeron. Esta exposición llena de números dejó también a la vista la inexperiencia de la Justicia respecto de los delitos de “guante blanco”. Las operaciones lógicas y aritméticas perfeccionadas exigían la proyección de una planilla de cálculos o, como mínimo, tiza y pizarrón.

Comentarios