Es trans y no lo dejaron pasar al boliche porque aún no cambió su DNI y calzaba zapatillas en lugar de sandalias

A Julián le impidieron ingresar por la fila de varones y también por la de mujeres. Junto a su pareja relataron los hechos luego de que su caso llegara a las redes sociales.

16 Nov 2017
1

FILA PARA ENTRAR AL BOLICHE (FOTO TOMADA DEL FACEBOOK DE CAMILA ISSA)

Justo en la semana en la que el Inadi y la Cámara de Discotecas de Tucumán continúan las capacitaciones con personal de seguridad de los locales bailales, para evitar incidentes y fomentar el trato digno, una fuerte denuncia demuestra que los casos de discriminación están a la orden del día tanto en la ciudad como en el interior de la provincia.

Julián y Camila contaron lo que les sucedió el pasado sábado en Country, un reconocido boliche de Lules, en donde a Julián no lo dejaron pasar porque en su DNI aún figura su nombre de mujer y porque, además, tenía puestas zapatillas en lugar de sandalias.

"En mi documento sigo figurando como mujer, pero toda mi apareciencia es de varón y así me identifico. No soy Julieta soy Julián", comentó "Juli" en el programa "Punto y Coma", que se emite por Radio Fish (95.9) durante una entrevista que concedió junto a su novia Camila. Ambos ya habían denunciado lo sucedido a través de sus redes sociales y su triste relato se viralizó rápidamente.

"Mi pareja y mi amiga entraron por la fila de mujeres. Y bueno, yo hago la misma fila porque sé lo que me van a decir por el documento. Pero la policía me paró igual: 'no podes pasar, tenes zapatillas', me dijo. Le contesté que soy trans y me respondió que las mujeres pasan de sandalias. Luego me dijo que pase por la fila de varones, aunque ella misma me advirtió que no me iban a dejar pasar porque me iban a pedir el documento", relató Julián, quien pasó largos minutos yendo y viniendo de una fila a otra.

"Cuando con mi amiga notamos que Juli no aparecía ya nos imaginábamos lo que podía estar pasando", comentó "Cami". Los chicos discutieron un rato más con los guardias de seguridad, pero no lograron ingresar al boliche.

"Nos tuvimos que volver de Lules a la capital porque nadie nos dio pelota, nadie entendió mi condición de transgénero", explicó Julián.

El Inadi se comunicó con jóvenes luego del escrache que realizaron en las redes. También presentaron la denuncia correspondiente, aunque se toparon con las cuestiones burocráticas de siempre a la hora de intentar obtener justicia.

El caso sucede a pocos días de la marcha del orgullo que se realizará el 2 de diciembre en Tucumán, donde esta vez se levantará particularmente la bandera en defensa de los trans, sobre todo por lo ocurrido con Ayelén Gómez (la joven trans encontrada muerta en agosto, en el Parque 9 de Julio) y por la violencia que recibe este colectivo en todos los estratos (y que, por lo visto, aún no cesa).

Escuchá aquí el audio completo de la nota


Comentarios