Entraron ladrones armados a su casa con la complicidad de su ex empleada doméstica

La víctima siguió con su camioneta a los delincuentes y desenmascaró a la mujer.

11 Nov 2017
3

EL BOTÍN. La víctima pudo recuperar los elementos robados.

Tres delincuentes armados irrumpieron en una vivienda de calle Venezuela al 4.000, en el barrio Coperget, el viernes a la madrugada. Tras reducir a toda la familia que vive en ese lugar, se apoderaron de un televisor, un equipo de música y $ 4.000, entre otras pertenencias. Luego cargaron el botín en un automóvil Ford color blanco y emprendieron la huida.

Los ladrones no imaginaron que el dueño de casa los seguiría. El hombre corrió a buscar su camioneta y salió en busca de los asaltantes. Momentos después, advirtió que el auto blanco estaba estacionado en calle Federico Helguera al 700, en inmediaciones de la Villa 90.

La víctima regresó a su casa para constatar que su familia estuviera bien y llamó a la Policía para comunicarles lo que había sucedido y dónde estaban los ladrones.

De inmediato se trasladaron a ese lugar varios móviles de la fuerza y personal de la división Delitos Contra la Propiedad, a cargo de los comisarios José Díaz y Ángel Álvarez. Cuando llegaron, observaron que un hombre tenía en sus manos un parlante, dentro de la casa donde se encontraba el auto. Como esta persona no respondió a la voz de alto, los uniformados entraron a la vivienda y lo redujeron. Allí estaba también una mujer, quien se identificó como la dueña de casa.


Tres aprehendidos

Momentos después, cuando la víctima ingresó, no solo reconoció todos los elementos que le habían robado sino que además se llevó una enorme sorpresa: esa mujer había trabajado durante un tiempo para su familia como empleada doméstica. Ante la sospecha de su complicidad, los policías también la aprehendieron, al igual que al propietario del auto en el que se movilizaban.

Los tres sospechosos: una mujer de 27 años, un tal “Hollín” de 23 y un hombre de 28 quedaron privados de la libertad, a disposición del fiscal Arnoldo Suasnábar.



Comentarios