Abogados advierten que la crisis puede empeorar

Aseguran que pesa la presión de la sociedad.

09 Nov 2017

“La violencia que vemos cada día en nuestra sociedad es alarmante, incluyendo a los civiles en las aprehensiones privadas, a los asaltantes en su despliegue en la comisión de hechos delictivos, y por último, a la Policía en su forma de repeler muchos ilícitos con el empleo de la fuerza”, indicó José Molina, abogado penalista.

“Sin conocer cada caso en profundidad, creo que las circunstancias que rodearon cada uno de los hechos demostraron justificado o que se actuó debidamente en lo referente el accionar policial... todo ello, de acuerdo a lo investigado por el Ministerio público actuante al momento de los sucesos”, añadió.

Geraldine Salazar se mostró crítica con la resolución de los últimos casos. “Se está haciendo una costumbre darle la razón a la Policía cuando mata a un supuesto delincuente, a pesar de que la muerte no sea lo más razonable. Ese es el único camino que creen tener para que no vuelvan a las calles”, opinó. “Ese es el sistema con el que se está conformando la plana mayor de la fuerza para que deje contenta a gran parte de la sociedad”, concluyó.

“Hay una crisis. La sociedad no cree en la Justicia ni en la Policía porque no les dan respuestas. Si no se reúnen pronto y buscan una solución, el conflicto se agudizará y el problema será incontrolable, porque los civiles pasarán por encima de todo”, comentó Mónica García Salemi.

Situación difícil

Juan Luis Hermosa, que normalmente defiende a policías que atraviesan esta situación, contó la otra parte de la historia. “Los policías son puestos a disponibilidad hasta que se defina su situación procesal. Además de quitarles el arma y la función que cumplían en el momento que ocurrió el hecho, cobran la mitad de su sueldo. El problema es que los plazos de la Justicia puede ser muy lentos y pasan mucho tiempo en esta situación”, explicó el abogado. “Es cierto que la fuerza policial ahora tiene abogados que los asisten, pero eso no es en todos los casos. No cuentan con tratamiento psicológico después de que protagonizan un hecho así, y sí lo tienen los miembros de la fuerza nacional”, explicó.

Hermosa dijo además que un uniformado que pasa por esta situación queda psicológicamente afectado. “Digan lo que digan, ninguna persona está totalmente preparada para matar a otra”, señaló el profesional, que adelantó que no falta mucho tiempo para que comience a funcionar la Fundación Código Azul, una organización que brindará asistencia a los uniformados.

Comentarios