La falta de obras para prevenir inundaciones

08 Nov 2017

Promesas, incumplimiento, indiferencia, insensibilidad, demagogia versus damnificados, angustia, reiteración del daño, desesperación, impotencia. A fines de marzo y comienzos de abril, las aguas anegaron una gran parte del sur provincial llevándose las pertenencias de miles de tucumanos. Se multiplicaron entonces los ofrecimientos de ayudas y de obras que nunca antes se habían hecho para evitar que la tragedia se repitiera nuevamente. Los 5.000 habitantes de La Madrid fueron evacuados. A comienzos de agosto pasado, unas 500 familias que viven a la vera de la ruta N° 334, a lo largo de 34 km en las localidades de El Palancho, La Esperanza, Puesto Los Pérez y El Mistol, entre Taco Ralo y La Cocha, expresaron su preocupación. Ante la inacción, iniciaron una serie de protestas.

A pocas semanas del inicio del estío, la estación más lluviosa de Tucumán, los representantes del pueblo siguen intercambiado culpas por las obras necesarias que siguen sin realizarse. Mientras los municipios opositores responsabilizaron al Gobierno provincial por la falta de obras para evitar nuevas inundaciones, este culpabilizó al Poder Ejecutivo Nacional por no haber enviado los $850 millones prometidos luego del desastre ambiental.

El jefe municipal de Concepción dijo que el Gobierno provincial no había respondido a sus pedidos de dragado y de construcción de defensas en los ríos Gastona y Chirimayo. Por otro lado, la Municipalidad de Tucumán también se quejó por la falta de obras en los canales Norte y Sur, que se hallan bajo jurisdicción provincial. Señaló que las barriadas cercanas al Canal Norte (en la zona del cruce de las avenidas Juan B. Justo y San Ramón) y al Canal Sur se hallan en situación crítica. El secretario municipal de Gobierno dijo que ni la gestión de Manzur ni la de Alperovich le dieron a este asunto la importancia que se merecía. “No depende de banderías políticas, porque en el sur se inundan comunas gobernadas por el PJ, es porque directamente no hay interés por solucionar los problemas crónicos de Tucumán”, declaró.

Según la secretaria provincial de Obras Públicas, los ministerios de Interior y Desarrollo Social trabajan en coordinación con los municipios con intendentes y los comisionados rurales para prevenir nuevas inundaciones. Afirmó que se efectuaron tareas de sistematización de cuencas en los ríos El Conventillo y en Piedra Grande, que son afluentes del Gastona. Manifestó que no llegaron $ 850 millones anunciados desde Nación y “no pueden decir desde Casa Rosada que no están los proyectos, porque la Provincia tiene 15 proyectos con número de expediente en Recursos Hídricos de la Nación”.

Durante varios meses los tucumanos, especialmente los damnificados, vienen asistiendo a estos cruces verbales, pero no se registran avances importantes en las zonas afectadas, lo cual genera mucha inquietud por la proximidad del período de lluvias. En lo que va del siglo XXI, las inundaciones estivales con la destrucción y los perjuicios a la comunidad se repiten con frecuencia. Esta refleja el escaso interés o la incapacidad de los gobernantes en proporcionar soluciones concretas a problemas antiguos. Tal vez si ellos perdieran todas sus pertenencias en forma reiterada, como consecuencia de las inundaciones, se sensibilizarían ante estas tragedias estivales. Con palabras y acusaciones no se van a evitar las inundaciones ni tampoco un nuevo perjuicio patrimonial a miles de tucumanos.

Comentarios