Campaña de detección precoz de enfermedades intestinales

08 Nov 2017

Con muchas de las enfermedades poco frecuentes pasan al menos dos cosas: sus nombres no dicen mucho -porque, por “raras”, son poco conocidas- y sus síntomas pueden ser inespecíficos. Sucede con la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa y la colitis indeterminada, llamadas en conjunto enfermedad inflamatoria intestinal (EII). Pero hay que estar atentos, porque estas “raras” están creciendo en todo el mundo. No se sabe qué las causa; sí que son autoinmunes, crónicas e inflamatorias, y que pueden ser graves si no se las diagnostica y se las trata adecuadamente.

Por ese motivo -por tercer año consecutivo- la Fundación Más Vida de Crohn & Colitis Ulcerosa realizará una campaña de detección precoz de EII gratuita en varias provincias, entre ellas, Tucumán. E invita a que quienes identifiquen síntomas o signos de sospecha o tengan dudas acerca de su tratamiento soliciten turno gratuito con un médico especializado, hasta este viernes en www.masvida.org.ar/turnos (el número de turnos dependerá de la disponibilidad establecida previamente por cada ciudad).

“Si bien es una enfermedad poco frecuente, es importante el número de pacientes. Estamos hablando de aproximadamente 40 o 50 personas por cada 100.000 habitantes. La mayoría de ellas está mal diagnosticada y mal tratada. Por un lado, porque la población no las conoce, y por otro, porque falta capacitación incluso entre los profesionales”, informó Javier Omodeo, gastroenterólogo del sanatorio Parque. Habitualmente el tiempo entre la aparición de los síntomas y el diagnóstico varía entre seis meses y tres años.

Estar atentos a los signos

Los síntomas se presentan en forma de brotes, con severidad variable, y dependen por lo general del segmento intestinal comprometido. Entre los principales se cuentan aumento en la frecuencia o urgencia evacuatoria, diarrea persistente por más de cuatro semanas, dolor abdominal, moco y/o sangrado en materia fecal, lesiones perianales, fiebre y/o vómitos. También es posible que se presenten manifestaciones extra intestinales, tales como inflamación de las articulaciones y/o en los ojos, problemas en la piel y en el hígado y/o trastornos renales. En el caso de niños y adolescentes puede existir, además, retraso en el crecimiento y en el desarrollo puberal.

La enfermedad afecta por igual a hombres y mujeres; su pico de aparición se da en adultos jóvenes (entre 20 y 30 años) y la incidencia va disminuyendo con la edad, pero existe un segundo pico entre los 50 y 70 años. Algunos pacientes pueden manifestar los primeros síntomas en la preadolescencia y en la adolescencia. Se está percibiendo, asimismo, un incremento de la incidencia en la infancia, y en estos casos la enfermedad suele ser más agresiva y conlleva connotaciones más graves; de ahí la especial importancia de un diagnóstico precoz.

Comentarios