El de Manhatan fue otro atentado “low cost”

Los ataques con vehículos para atropellar gente empezaron en 2014 y cobraron más de un centenar de vidas en Europa y en Estados Unidos.

02 Nov 2017
1

ATENTADO EN NEW YORK.

NUEVA YORK.- El atropello masivo, una de las herramientas del grupo radical Estado Islámico (EI) para golpear en Europa y Estados Unidos, es una modalidad que ha dejado centenares de muertos en los últimos años.

El ataque terrorista en Manhattan, que causó el martes la muerte de al menos ocho personas, entre ellas cinco argentinos (Ver página 2), volvió a poner la atención sobre esta brutal táctica “low cost”.

Este método aún desconcierta a las fuerzas de seguridad, preparadas para enfrentar hipotéticos ataques que involucren coches bombas o acciones suicidas, pero no para la simpleza y brutalidad que implica una persona manejando un vehículo de alquiler.

Este tipo de ataques han ido en aumento desde 2014, cuando el EI lanzó su campaña de conquista en Siria e Irak y desplegó células terroristas por todo el mundo.

Solo en 2017 hubo dos ataques con vehículos en la capital británica (sobre los puentes de Westminster y en Londres), que dejaron 13 muertos y un centenar de heridos. En Francia, dos intentos en París fueron frustrados por soldados.

En 2016 se vio el más brutal de estos ataques de “bajo costo”, cuando un conductor al mando de un camión masacró a 86 personas e hirió a 434 en Promenade des Anglais, en Niza, Francia.

No se reportaron ataques de este tipo en 2015, pero 2014 fue escenario de los primeros atentados terroristas con vehículo atribuidos al EI. Dos en Francia (en Nantes y en Dijon) y otro en Canadá (en Saint-Jean-sur-Richelieu). Los tres arrojaron 1 muerto y 23 heridos.

Antes de la irrupción de este grupo yihadista, la técnica era relativamente inusual y había sido utilizada en ataques palestinos contra puestos de control de las Fuerzas de Defensa de Israel o contra la población civil en la región, así como también en atentados en China ligados a diferentes causas nacionalistas.

Hay dos antecedentes yihadistas más lejanos. En 2006, un iraní atropelló a estudiantes en la Universidad de Carolina del Norte, en EEUU, para “vengar” la muerte de musulmanes en todo el mundo, y lesionó a nueve personas.

El segundo es el de dos terroristas islámicos que se lanzaron con una camioneta llena de explosivos contra una puerta del aeropuerto de Glasgow, Escocia, en 2007, lo que provocó cinco heridos.

En Esta Nota

Nueva York
Comentarios