Cartas de lectores

02 Nov 2017

Los problemas de la reforma previsional

El presidente Mauricio Macri presentó a principio de la semana los tres ejes de las reformas estructurales del Estado que comenzarán a debatirse por estos días. Uno de los cambios será en el sistema previsional. El Gobierno nacional modificará la fórmula que determina el valor de los haberes jubilatorios, pensiones y planes sociales, que se actualizarán trimestralmente de acuerdo con la inflación. En el marco del plan de esas reformas anunciadas por el presidente Macri los jubilados encabezan la lista de las variables de ajuste. Con el nuevo esquema, las jubilaciones aumentarían en 2018 la mitad de lo previsto con el cálculo actual. Dentro de la reforma del sistema previsional se aplicará una nueva fórmula de cálculo de las jubilaciones, esperando que los haberes acompañen la desaceleración de la inflación. De este modo, el ajuste vendría con un 10% de aumento para el sector. Cabe recordar que actualmente el cálculo de los haberes jubilatorios, según la Ley 26.417, modificatoria de la Ley 24.241, se realiza automáticamente dos veces al año desde 2009 y comprende a todas las prestaciones a cargo del Sistema Integrado Previsional Argentino. También sugirió que deben eliminarse las jubilaciones de privilegio y los regímenes especiales. “En la ley de reparación histórica, se previó la creación de un consejo para crear un nuevo sistema previsional, que seguirá siendo universal, público y de reparto... Pero necesitamos que sea sustentable y justo”, aseguró Macri. Para ello convocará a la comisión prevista en la ley para que “las fuerzas políticas y expertos, en un proceso participativo, elabore una nueva propuesta para que el Congreso debata oportunamente”. Mientras tanto, el Gobierno nacional planteará algunas propuestas para la “transición”. Difícil, cuando no imposible, imaginar cómo se logrará la compatibilización de los regímenes general, de privilegio y especial. ¿Aplicarán aritmética simple calculando el promedio aritmético, o el geométrico, o el armónico a la totalidad de la masa salarial jubilatoria que incluya a todos los regímenes? No creo que los jubilados cuyo haberes sean “privilegiados y especiales” se avengan a promediarlos con los del nivel general. Salvo, claro está, que por decreto se establezca el “altruismo obligatorio” de todos los pasivos, que deberán olvidarse de sí mismos para ocuparse de los demás.

José René Iovane

Pasaje Enzo Bordabehere 84, San Miguel de Tucumán

El atentado terrorista

Nos encontramos ante un nuevo atentado perpetrado por bestias que tienen una locura sin parámetros. Este atentado que se atribuye el Isis. Sin embargo, se habla también de un “lobo solitario”, que son otros tantos mercenarios preparados militarmente por las grandes potencias que convirtieron este mundo en un infierno como consecuencia de sus contratos de fabricación de armas. Pero lo alarmante son las nuevas metodologías empleadas por estas bestias: primero fueron los coches bomba, los hombres bomba y ahora alquilan vehículos para matar atropellando transeúntes. Esta nueva metodología me recuerda a los narcotraficantes, traficantes de armas y de seres humanos que siempre están un paso adelante de las medidas de seguridad que adoptan las grandes potencias. Quienes tuvimos la oportunidad de visitar EEUU después del atentado a las Torres Gemelas, sabemos de lo estrictos que son los controles cuando se llega a los aeropuertos; te hacen sacar zapatos y cintos. Espero que reinen la cordura y la claridad necesarias en las decisiones del presidente estadounidense, no sea que tome las medidas equivocadas, como Bush, que bombardeó Afganistán y mató a miles de inocentes que no comparten ni tienen que ver con estas bestias que llevan adelante esta locura.

Fernando Carlos Brunet

[email protected]

Después de las elecciones I

Quiero llevarles tranquilidad a los lectores José Roldán y César Cortés, que en sus cartas del 1/11 ponen en duda mi capacidad de razonamiento: esta me funciona a la perfección, a tal punto que es ella la que me impide apoyar a un gobierno que atenta contra mis propios intereses, algo que se ve no les sucede a otros. Además esta capacidad es la que me ayuda a vislumbrar situaciones que algunos argentinos no las están viendo. La más importante es la del monstruoso endeudamiento al que nos están sometiendo, algo que vuelve inviable el devenir de cualquier país. Evidentemente, a los lectores referidos como a muchos otros que apoyan a este gobierno, el síndrome de Estocolmo (es aquel en el que el secuestrado termina encariñándose de su secuestrador) les “pegó” muy fuerte y están dispuestos a sacrificarse y ceder todo lo que sea necesario en pos de la “causa”. Tal cual se lo pidió Macri, a pesar de que él ni quienes lo rodean vayan a hacerlo. Parece que tanto “globo amarillo” y “metrobuses” los tienen hipnotizados y no alcanzan a entender que nos están llevando inexorablemente al precipicio. Abran los ojos, señores; ustedes y el pueblo en general, al presidente Macri le importan poco y nada; él piensa sólo en favorecerse a si mismo, a sus parientes, a sus amigos, y a lo que llaman el “establishment” (ahora puso de ministro de Agricultura al presidente de la Sociedad Rural). Se les ríe en la cara, les da mensajes de amor y paz, los invita a soñar, mientras todas las medidas que toma son en contra de ustedes/nosotros. Aprovecho para solidarizarme con el lector Roldán, quien dice ser jubilado, ya que el año próximo merced a la modificación del cálculo jubilatorio que implementará Macri, verá reducido en más de un 10% su ingreso mensual. Por otra parte, lamento que estos lectores, al igual que muchos otros que opinan en este espacio, sólo tengan sentimientos de indignación para con la corrupción que involucra al gobierno anterior y miran para otro lado a la que involucra a funcionarios actuales (la mayoría se encuentran imputados en diversas causas judiciales, entre ellos el mismísimo Presidente). Esta “moral selectiva” los deja en una situación de muy baja credibilidad. Además, y ya que me acusan de fanático, para demostrarles que no lo soy, me voy a comprometer a ser el primero en reconocer la gestión de Macri cuando este cumpla con todo lo prometido: pobreza cero, inflación menor a un dígito, eliminación de Ganancias a los asalariados, “lluvia” de inversiones productivas, construcción de un millón de viviendas, entre otras que hizo en campaña; y también lo haré cuando reabran los negocios y empresas que cerraron estos últimos dos años. Pero, fundamentalmente reconoceré a esta gestión cuando cancele la deuda de más de U$S 100.000 millones que contrajo hasta ahora y con la que hipotecó nuestro futuro. Al lector Cortés le aclaro que yo no tengo problemas en esperar hasta el 2019; pero muchos que la están pasando mal sí los tienen. Y sepa que yo no opino porque le deba lealtad a nadie y tampoco lo hago por conveniencia alguna. Sus intentos de descalificarme me resultan secundarios y realmente no me “mueven el amperímetro”; puede hacerlo las veces que quiera. Mi única motivación es el bienestar general, sobre todo el de aquellos que no la pasan bien, algo que infiero, a usted le importa poco y nada, si no no apoyaría a esta nefasta gestión. A veces me pregunto si pueden ser más ingenuos; la respuesta la dan ustedes mismos: sí, se puede; sí, se puede.

Oscar Alberto Beltrán

[email protected]

Después de las elecciones II

Las cartas de los lectores José Roldán y César Cortés ameritan una respuesta concreta y sustraída de tanta irracionalidad como las que manifiestan estos señores, cuando con cifras antojadizas creadas seguramente por el “gurú” Durán Barba, pretenden engañar a la gente. Además de agredir al lector Beltrán por tener ideas propias y alejadas de fanatismos, que como las de Roldán y Cortés sostienen lo insostenible con argumentos poco serios, como los del primero, y con la insensibilidad del segundo, quie se erige en representante de la clase pasiva y pretende que nuestros jubilados acepten la quita de sus ya decaídos salarios “en un acto de patriotismo”. Señores lectores: la Argentina se reconstruyó de los escombros desde 2003 y, a partir de políticas de crecimiento e inclusión; se hicieron obras por doquier; se canceló deudas con entes financieros multinacionales como el FMI; se enviaron satélites al espacio; se mejoró la situación de los jubilados; creció el empleo; se abrieron fábricas; mejoró la educación pero también quiero destacar que jamás se pidió una sola moneda prestada. No como hoy, que lo único que se va para arriba es la inflación y por ende, los precios. También crecen los pobres, la desocupación, la inseguridad, la deuda y las mentiras con las que siguen engañando. Y ahora se viene lo peor: las reformas laboral y previsional. Olvídense, trabajadores, de los derechos adquiridos o mejores condiciones laborales y prepárense para trabajar muchos más años de lo que hoy marca la ley para poder jubilarse. Se vienen épocas de vacas flacas para las mayorías y seguirán las de muy gordas para unos cuantos poderosos. En cuanto a la corrupción, quien haya incurrido en hechos delictivos debe ser juzgado, condenado y puesto preso. Pero el peso de la ley debe ser para todos, incluidos los presuntos delincuentes de este gobierno. El procesado Presidente con 214 causas judiciales y absolutamente todo el gabinete, que está igualmente procesado por hechos de corrupción. Pero se llenan la boca de “transparencia” mientras tienen empresas fantasmas en paraísos fiscales, se autocondonan sus deudas, por decreto permiten blanquear la plata “negra“ a sus parientes y cuántas otras “fechorías” más. Respeto la decisión del 40% que los votó y también respeto al otro 60% que no los eligió. Y ojalá que De Vido hable y “prenda el ventilador”. No me caben dudas que se verán salpicados varios “transparentes PRO”. La honestidad se ejerce naturalmente, no se recita a instancias de un coach de dudosa moral.

Francisco Centurión

[email protected]

Adiós al aparcero

Partió hacia su eterno descanso Pedro Miguel Rojas, el aparcero, poeta de los valles, y con él se va un icono de la bohemia tucumana. Cultor de las cosas nuestras, recitador, destacado bailarín del arte nativo, buen anfitrión y dueño de una mano excepcional en el arte de las comidas criollas. Conocedor de la noche tucumana, cuando tallaba la zona de la plaza Alberdi (el 55, Mairata, Peña Cardozo, Tabarís); compartió madrugadas con el maestro Atahualpa, Eduardo Falú, Virgilio Carmona, Segundo Aredes, Arsenio Aguirre, Fernando Portal, Valenzuela Araóz, Rolo Espíndola, los hermanos Núñez, los hermanos Martínez, Adolfo y Hugo Carmona, el ciego Pancho, los hermanos Herrera, Roque Roina, los hermanos Soraire, Alberto Aguirre, Oscar Sotelo, entre otros. Gracias por tu amistad, por todo lo que nos brindaste. Te vamos a extrañar siempre querido aparcero; las copleras amaicheñas harán una ronda de coplas para recibir al poeta de los valles. ¡Adiós aparcero! Que brille para usted, maestro de la vida, la luz que no tiene fin.

Oscar B. Castillo

Catamarca 328, Yerba Buena

Comentarios