Dos menores fueron hallados responsables de haber maniatado y asesinado a Marcelo Argañaraz

Lo citaron con una propuesta sexual y luego lo golpearon y apuñalaron hasta la muerte.

30 Oct 2017
1

SIN CONSUELO. Alicia Aballay, madre del menor, y Jorge Arias, su padrastro, sospechan de un crimen pasional. ARCHIVO LA GACETA / FOTO DE DIEGO ARÁOZ

A Marcelo Argañaraz le habían hecho una propuesta irresistible: la adolescente que le gustaba lo esperaría en un predio de Bella Vista para una noche de pasión. Pero solo se trataba de una trampa y horas más tarde el adolescente apareció muerto, con signos de haber recibido una paliza tremenda. El viernes la Justicia determinó que una jovencita y un muchacho son penalmente responsables de ese crimen.

“Por su crueldad, este es uno de los peores hechos que me tocó, donde la víctima era casi un niño, de 15 años”, remarcó el fiscal de Cámara Daniel Marranzino al inicio de su alegato. Y repasó que dos de los tres acusados que llegaron a la instancia de juicio oral eran menores de edad al momento del hecho: la jovencita E.R.V. tenía 17 años y el joven S.C., 16. El tercer imputado era Jonathan Cruz, quien en aquel entonces tenía 18 años. Este último resultó absuelto.



El crimen de Argañaraz fue cometido la madrugada del 29 de marzo de 2014. “Una mujer que pasaba por el parque Batalla de Tucumán, en Bella Vista, halló el cuerpo tirado, maltratado, a la vera de la ruta 157. El cuerpo estaba maniatado con una corbata azul, con múltiples y llamativas lesiones”, recordó el fiscal.

De acuerdo a lo que se pudo concluir a partir de testimonios e indicios, E.R.V. le había hecho una propuesta sexual a la víctima. “Te voy a atar y te voy a hacer de todo”, le habría prometido la jovencita al citarlo en ese lugar. Según reconstruyó Marranzino, cuando llegó Argañaraz ella “primero le sacó la camisa y después lo ató con una corbata”. Acto seguido, lo asesinaron a sangre fría. La autopsia indica que los homicidas utilizaron tres elementos: uno flexible, que pudo ser una soga o un cinto; uno punzocortante, que pudo ser una navaja o un cuchillo; y presuntamente un palo de hockey.

“Falleció por shock politraumático con estallido facial y encéfalocraneano. Las fotografías ahorran comentarios en cuanto a la magnitud de las lesiones. La forense dijo que hubo muchos golpes, mucha fuerza y mucha ira”, remarcó.

Luego Marranzino hizo mención a un audio que presentó la querella como prueba, donde E.R.V. confiesa haber participado del crimen. “Yo solamente le di un puntazo o algo así en la zona del cuello”, aclara la jovencita en esa grabación, y confirma que utilizaron un palo de hockey.

“Cuando la fiscala Adriana Reinoso Cuello secuestra los celulares de E.R.V. y S.C., ambos habían borrado todo, lo que no deja de ser un indicio”, destacó. Y sostuvo: “no hay dudas de que ambos estuvieron en el lugar del hecho, pero es difícil situar allí a Cruz, por lo cual no voy a acusarlo”.

El tribunal, presidido por Gustavo Romagnoli e integrado por Pedro Roldán Vázquez y Eduardo Romero Lascano, hizo lugar al pedido de Marranzino. En el caso de la jovencita hubo unanimidad, mientras que en el caso de S.C. el vocal Roldán Vázquez votó en disidencia. Al haber sido ambos menores de edad cuando se cometió el hecho, deberá ser un juez de Menores quien les imponga la pena que considere correspondiente.

En Esta Nota

Bella Vista Violencia
Comentarios