Se viene una agenda judicial recargada para los “K”

El ex vicepresidente será indagado por supuestas rendiciones de cuentas “truchas”. Además, sigue el juicio por el caso Ciccone.

29 Oct 2017
1

OTRO EXPEDIENTE MÁS. El ex vicepresidente ya está siendo juzgado por la venta de la imprenta Ciccone Calcográfica. dyn

El ex vicepresidente Amado Boudou será indagado mañana por supuesta defraudación en la rendición de gastos, entre ellos viajes al exterior cuando era Ministro de Economía, en el inicio de una intensa semana judicial en los tribunales federales de Retiro, que volverá a tener como protagonista al detenido ex ministro Julio De Vido, cuyo traslado desde la cárcel de Ezeiza fue pedido por el Tribunal Oral que lo juzga por la tragedia ferroviaria de Once.

El miércoles, además de aguardarse a De Vido para una nueva jornada del juicio en su contra por Once, se abrirá también la ronda de declaraciones indagatorias a los empresarios y ex funcionarios citados por el juez Sebastián Casanello en una de las causas derivadas del “Lava Jato” brasileño y la constructora Odebrecht, vinculada a las obras para la construcción de dos plantas potabilizadoras por parte de la empresa estatal AYSA.

También deberá presentarse mañana en declaración indagatoria el ex jefe de Gabinete del kirchnerismo, Juan Manuel Abal Medina, en el marco de una causa por supuestos delitos en la gestión de un plan para la construcción de plantas de residuos, que lleva adelante el juez federal Claudio Bonadio.

Ante Bonadio y el otro juez que ordenó detener a De Vido, Luis Rodriguez, se espera esta semana que la defensa del diputado desaforado presente una batería de recursos para intentar excarcelarlo, mientras que ante la Cámara Federal porteña tendrán que apelar el procesamiento con prisión preventiva dictado en la causa por compra de gas licuado e insistir con un reclamo de excarcelación ante la sala II de ese Tribunal de Apelaciones por Río Turbio.

La semana pasada los camaristas Eduardo Farah y Martín Irurzun declararon abstracto el pedido de exención de prisión que había presentado la defensa de De Vido antes de quedar preso porque el hecho ya se había consumado, por lo cual ahora se deberá pasar a la etapa siguiente, el pedido de excarcelación en caso de que el juez Rodríguez lo rechace.

Por su parte, Boudou será indagado por el juez federal Ariel Lijo, mientras que el ex jefe de la secretaría privada de Economía, Héctor Romano, deberá concurrir el martes y su ex jefe de Gabinete en la cartera, Guido Forcieri, el miércoles. Todos ellos están acusados de supuesta defraudación a la administración pública por presentar comprobantes apócrifos con datos falsos en las declaraciones juradas de rendición de gastos, como por ejemplo dos facturas del hotel “Bel AMI” en Francia por 9.395 euros y 6.943,23 euros, y otra de un intérprete por 3.300 euros durante un viaje de Boudou de tres días a París en febrero de 2011.

Tras su cita de este lunes con Lijo, Boudou deberá regresar el martes a los tribunales de Comodoro PY 2002 para el reinicio del juicio en su contra por el traspaso de la ex Ciccone Calcográfica a un fondo de inversión presidido por un supuesto testaferro suyo, Alejandro Vandenbroele, en una maniobra de la que también se acusa a su socio y amigo José María Nuñez Carmona.

El miércoles, De Vido deberá ser trasladado por el Servicio Penitenciario Federal a la sala de audiencias del subusuelo del edificio donde se lo juzga por la tragedia de Once, para lo cual se montará un operativo especial de seguridad. El juicio comenzó con De Vido en libertad, pasó la etapa de lectura de la acusación y declaraciones indagatorias pero hasta que el Tribunal lo autorice el acusado deberá estar presente en las audiencias. (Télam)

Comentarios