Cataluña, intervenida: la vicepresidenta española Soraya Sáenz de Santamaría asume el mando

Se hará cargo de la conducción hasta que se celebren las elecciones el 21 de diciembre. Piden neutralidad a la policía regional.

28 Oct 2017
1

MADRID, España.- La vicepresidenta española, Soraya Sáenz de Santamaría, asumirá la conducción de Cataluña, luego de que Madrid destituyó a los dos máximos cargos del ejecutivo regional para combatir los anhelos independentistas en la región.

El gobierno español pidió además a la policía que se mantenga neutral frente al conflicto, suscitado por el anuncio de independencia de autoridades regionales el viernes, que agrava la peor crisis política de España de las últimas cuatro décadas. La medida busca evitar conflictos cuando el gobierno central busca imponer su control en Cataluña.

El presidente español, Mariano Rajoy, destituyó el viernes al ejecutivo catalán, disolvió el Parlamento regional y convocó elecciones para el 21 de diciembre, informó la agencia DPA.

En teoría, la jefatura del gobierno catalán la asumirá el mismo Rajoy, pero las competencias de los dos principales funcionarios se delegan en la práctica en Sáenz de Santamaría, la ministra de Administraciones Territoriales, publicó el sábado el boletín oficial.

La declaración de independencia de Cataluña, si bien llamativa, fue estéril por las medidas de Rajoy y además fue rechazada o desconocida por países europeos, latinoamericanos y Estados Unidos.

Sin embargo, la tensión es alta en la región y los próximos días pueden ser complicados para Madrid, que tratará de controlar las cosas en el terreno.

La votación en el Parlamento regional para declarar la independencia de Cataluña, boicoteada por tres partidos de oposición, culmina una batalla entre el movimiento independentista, encabezado por el destituido presidente Carles Puigdemont, y el Ejecutivo español.

Los separatistas dicen que un referendo para votar la independencia el 1 de octubre, que fue declarado ilegal por Madrid, les dio legitimidad. El plebiscito respaldó la opción secesionista, pero con una participación de un 43 por ciento.

Las encuestas de opinión muestran usualmente que más de la mitad de los 5,3 millones de electores de la rica región nororiental no quieren separarse de España.



Temas

Cataluña
Comentarios