Puigdemont llamó a una resistencia pacífica

El catalán desconoció la destitución del Gobierno regional por parte de Rajoy, quien dijo que el ex jefe es un irresponsable sin límites

29 Oct 2017
1

CARLES PUIGDEMONT

BARCELONA/MADRID.- La intervención de la autonomía de Cataluña iniciada ayer por el Gobierno español para poner freno a la crisis independentista chocó con ex jefe del Ejecutivo regional, Carles Puigdemont, que ignoró las medidas ordenadas por Madrid y mantuvo su plan soberanista.

Horas después de ser destituido junto a todo su gabinete por el Gobierno de Mariano Rajoy, Puigdemont emitió un mensaje institucional junto a las banderas de Cataluña y la Unión Europea (UE) y lo firmó como “President de la Generalitat de Cataluña”, tal como lo presentó también la transmisión de la televisión pública regional TV3.

“Ayer vivimos un día histórico, cargado de sentido democrático y sentido cívico”, sostuvo Puigdemont aludiendo a la votación en la que el “Parlament” en Barcelona aprobó el viernes una resolución para proclamar una “república soberana” en Cataluña.

Puigdemont criticó que el Ejecutivo de Rajoy respondiera luego ordenando el cese de todo su “Govern” y convocando elecciones para el 21 de diciembre. “Son decisiones contrarias a la voluntad expresada por los ciudadanos en nuestro país en las urnas”, sostuvo. “Son los Parlamentos los que escogen y cesan los presidentes”.

Por todo eso, el ex “president” llamó a una resistencia pacífica a la intervención del autogobierno. “Habéis entendido que la etapa en la que hemos entrado la debemos seguir defendiendo”, dijo a los catalanes. “No nos desviemos”.

La llamada de Puigdemont a seguir adelante como si nada hubiera pasado confirma uno de los temores de Madrid -que las autoridades catalanas destituidas no reconozcan la intervención- y abre un escenario con final abierto que podría ir desde la instalación de una legalidad paralela en Cataluña hasta la detención de Puigdemont.

“Esto es gravísimo. La irresponsabilidad de Puigdemont no tiene límites”, escribió de inmediato la cuenta de Twitter del Partido Popular (PP) de Rajoy. El Gobierno, sin embargo, evitó comentar el mensaje. Fuentes de Moncloa consideraron que “la calificación de sus conductas corresponde al ámbito judicial”.

La “número dos” de Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría, asumirá las competencias de Puigdemont y del vicepresidente catalán, Oriol Junqueras. Se convierte así en la figura clave de la intervención, que, según el texto, busca “garantizar el funcionamiento de la Administración de la Generalitat de Cataluña y de sus organismos”.

La preocupación del Gobierno se sitúa ahora en las calles. Los sectores más duros del independentismo llamaron a la resistencia civil pacífica y los próximos días podría haber nuevas concentraciones, huelgas o actos de protesta. (DPA)

Comentarios