"Los quiero vivos o muertos", el desgarrador pedido de la mamá de Milagros Avellaneda, a un año de su desaparición

Amalia Ojeda jura que ni a su peor enemigo le desearía transitar por algo así. "No tengo a dónde ir a ver ni a llorar a mi hija y a mi nieto", se lamenta.

27 Oct 2017

"Ya vuelvo mamá", fue la última frase que Milagros Avellaneda le dijo a Amalia Ojeda la noche del 28 de octubre del año pasado. Se llevó a su hijo Benicio y ya nadie más volvió a verlos. Desde ése momento, su familia busca justicia y señala a Carlos Roberto Rejas, el único detenido en la causa, como al culpable de la desaparición de la joven y de su pequeño.



A horas de cumplirse el primer aniversario, Amalia traga saliva para pasar ese nudo en la garganta que le llega hasta el estómago. "La familia de (Roberto) Rejas al menos lo puede ir a visitar a la cárcel. Yo no tengo a dónde ir a ver ni a llorar a mi hija y a mi nieto. Es desesperante. Es dura la situación en mi casa. Día y noche, es lo mismo. Puedo estar lavando, cocinando y limpiando, pero en mi silencio lloro por mí hija. Tengo a mi nieto de siete años (el hijo mayor de Milagros) y no quiero que me vea llorar. Tengo que estar bien por él y estar de pie para seguir en la lucha para encontrar justicia", lamenta Ojeda que no puede ocultar el dolor por la ausencia de su hija y su nieto.


Rejas lleva 11 meses detenido y en seis meses podría solicitar su libertad

Durante la etapa de instrucción de la causa, la fiscala María del Carmen Reuter solicitó la prisión preventiva de Rejas, un guardiacárcel de 30 años, con el que Milagros (26) habría mantenido una relación de la que nació Benicio (2).


El detenido fue acusado ante el Juzgado de Instrucción de turno por "homicidio agravado por alevosía (por el niño) y por violencia de género (por Milagros, de 26 años)" y de "privación ilegítima de la libertad". Pocos meses después se comprobó que Rejas era el padre de Benicio.

En primer lugar, Rejas fue la última persona que la vio esa noche. El detenido incluso admitió que habían estado en el Parque 9 de Julio los tres en su auto. Sin embargo, dijo que después la dejó cerca de su casa. En sus dos declaraciones negó rotundamente haberles hecho daño.


Rejas y Alicia Ávila mantenían una relación sentimental desde hacía al menos dos años

"Acá parece que la tierra los tragó. Desde el 28 de octubre que estuvieron con Rejas en su auto, nadie vio nada, nadie sabe nada. Le pido a la familia Rejas que hable, que rompa el pacto de silencio", pide con desesperación Amalia, que aprovechó para reclamar mayor participación del Estado.


"El Gobierno debería poner los medios necesarios para la búsqueda de personas. Es una vergüenza que en plena democracia se pierda gente. Lo vive la madre de Daiana Garnica, de Mariana González, que está desaparecida hace tres años. Es muy dura la situación. Ni a mi peor enemigo le desearía que pase por lo que pasamos nosotros. Es algo terrible. No es lo mismo que tu hijo se te muera en un accidente o que Dios lo ha querido lleva. Tienen a dónde ir a llorarlos. Yo me encuentro en una oscuridad. En un túnel en el que no encuentro salida”, cerró su relato desgarrador Amalia, que junto a su familia marcharán esta tarde, desde las 19, para pedir justicia por su hija y su nieto.

En Esta Nota

Milagros Avellaneda
Comentarios