"Prometeo" el motor de avión que nació en Concepción

Juan Manuel Papiz es el creador de una planta impulsora, ideal para aviones pequeños. Ahora quiere empezar la fabricación en serie

25 Oct 2017

Todo comenzó en la Escuela Técnica de Concepción, cuando Juan Manuel Papiz tenía 17 años. En la feria de ciencias presentó un proyecto sobre turbinas. Todo era un sueño que debió ir perfeccionándose con el paso del tiempo, el aprendizaje, la investigación científica y, sobre todo, la tenacidad para concretarlo a pesar de los obstáculos. Ahora, a los 35 años, Papiz es piloto comercial, pero lo reconocen como el tucumano que inventó el motor turbohélice diseñado para aviones de entre cuatro a seis pasajeros. Lo bautizó “Prometeo”.

Papiz lo presentó en el concurso Innovar 2017, en Tecnópolis (Buenos Aires). En el camino tuvo que sortear numerosas barreras. Actualmente él vive en el sur de Córdoba, pero su familia completa está en Concepción.

- Además de inventor también sos piloto ¿Cómo fue ese trayecto?

- Empecé mis primeras alas en el Aero Club Tucumán, donde hice el curso de piloto privado. Despues, la parte comercial la hice en Córdoba y en Buenos Aires. La habilitación de piloto comercial podría usarla para hacer vuelos charter, pero hoy estoy abocado de lleno al proyecto, que por fin tiene una salida.

- ¿De qué se trata el proyecto que encaraste?

- Nace de una evaluación que hice cuando estaba en el secundario: en la aeronáutica deportiva, o sea la que tiene aviones de pequeño y mediano porte, es donde más se ven algunos problemas críticos que terminan en accidentes aéreos. Como las plantadas de motor, entre otros. Los más confiables son los motores de turbina que usan los aviones grandes (de pasajeros). La pregunta fue por qué esos motores no estaban disponibles para aviones chicos. Ahí me encontré con la disyuntiva de que los motores a turbinas tenían un consumo excesivo y no se los podía usar en aeronaves chicas. Entonces, como soy amante de los motores y de las turbinas, me puse a analizar las razones por las que ocurría eso. Logré determinar algunos conceptos que me permitieron crear un proyecto para desarrollar un motor a turbina, que consuma poco combustible y se pueda usar en aeronaves chicas (aviones de aeroclub, se les dice, de hasta seis pasajeros o un bimotor de hasta 10 pasajeros).

- ¿En todo el mundo no hay turbinas para estos aviones?

- Exactamente. A nivel mundial no existen turbinas por debajo de los 550 HP; hay aviones con turbinas adaptadas a 100 HP, pero son las grandes turbinas que consumen mucho. Entonces es inviable; algunos las usan porque a los pilotos les gusta el sonido, el olor de la combustión. Pero un avión de aeroclub con estas turbinas adaptadas no podría recorrer más de 50 kilómetros sin quedarse sin combustible. Entonces a causa de todo eso y en todos estos años, pude desarrollar un motor de tres potencias: 100, 180 y 300 HP para cubrir la gama de aviones chicos y con un bajo consumo.

-¿ Qué tan bajo es el consumo de tus motores?

- Para dar una idea de lo que significa puedo decir que el motor de turbina suele gastar un 60% más que el motor pistonero de la misma potencia; mis turbinas gastan un 5% más que un pistonero, por lo tanto no hay diferencias de consumo.

- Estuviste en Innovar 2017 mostrando las turbinas, ¿cómo te fue en la comunidad de inventores?

- Primero: este proyecto está totalmente desarrollado y listo para salir al mercado; hicimos todas las pruebas y tengo motores funcionando. Segundo: desde el principio, desde que tenía 20 años, le vengo pidiendo al Gobierno, a la parte privada, a todo el mundo, en materia económica para el desarrollo, pero lo terminé bancando absolutamente solo, nunca llegó la ayuda de nadie.

- ¿Qué necesitás ahora para dar el gran salto?

- Lo que necesito es el capital para montar una empresa; ese es el grave problema que tengo, porque el producto está terminado, tengo intenciones de compra de cuatro países, pero no tengo cómo montar una fábrica (comprar un predio, armar los hangares y empezar a producir). Lo que pido es que el Banco Nación me otorgue un crédito con dos años de amortización y con eso puedo montar una fábrica. A mí no me interesa robarle plata al Estado. Yo necesito producir. Hay una empresa italiana que fabrica aviones y pide 20 turbinas por año; obviamente puedo hacer una turbina en seis meses y después necesito dos más para la etapa de pruebas antes de montarla en un avión.

-¿Qué materiales se usan para fabricar las turbinas?

-Son materiales de punta; prácticamente son de la NASA. Hay rodamientos de cerámica, partes de titanio, de inconel, que se usa únicamente en la industria aeroespacial para cumplir las normas. Es un producto con materiales de punta, y único en el mundo, pero no tiene aval económico. Todavía espero no tener que dejar el país para fabricar en serie.

Comentarios