El presente de Atlético bajo la lupa: los análisis del primer y segundo semestre

Pueden haber cambiado ciertos nombres del plantel, pero lo cierto que 2017 para Atlético no puede dividirse en dos semestres, porque así como arrancó en enero sin vacaciones, este nuevo grupo sufrió lo mismo en julio.

22 Oct 2017 varios autores
1

la gaceta / foto de antonio ferroni

Después de un semestre pasado irregular, y tras las despedidas de Fernando Zampedri y Cristian Menéndez, Luis Rodríguez se encargó de mantener a Atlético con vida en cuanta competencia participó. Lleva marcados ocho tantos: cinco en la Sudamericana y tres en la Superliga.

De Leo Noli

Reconstruir sobre la marcha. Reordenar piezas sobre la marcha. Subsistir sobre la marcha. Jugar al fútbol sobre la marcha. No perder frescura sobre la marcha. Atlético se abocó a todo lo anteriormente mencionado desde que comenzó el semestre, mientras encaró nuevos desafíos deportivos e intentó llenar varios nidos vacíos. En resumen, Atlético ha jugado varios partidos en simultáneo. Ganó y perdió.

En ese contexto, lo mejor del equipo provino en general de la vieja guardia; de los que no se fueron porque, salvo por los ingresos de Hernán Hechalar o los chispazos de Gonzalo Freitas y los 180 buenos minutos de Gervasio Núñez al principio de la aventura de la Copa Sudamericana, el resto de los refuerzos no ha logrado promediar buenas notas. Y cuando pasa eso, extrañar a quienes ya no están es un recurso típico.

Hay puntos flacos a revalorizar. La defensa es uno, la concentración otro. Pero quizás el más importante es terminar de asumir como propio el mensaje de Zielinski, su idea de cómo jugar al fútbol. Ejemplos hay, contra Independiente en las copas, Godoy Cruz en la Superliga. Por eso, el pasado puede pesar y ayudar.


De Nicolás Iriarte

El segundo semestre de Atlético comenzó antes que para el resto de los equipos de la Superliga: fue el 11 de julio en el calurosísimo invierno de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. Con más de 30 grados de testigo y con Ricardo Zielinski apenas por segunda vez en el banco, el equipo hizo lo que se cansó de hacer en estos últimos meses: ganar un partido de Copa.

Ese duelo de ida por los 16vos. de final de la Sudamericana fue 3 a 2 para Atlético y marcó, no solo la despedida de varios jugadores clave, sino la tónica de los 10 siguientes partidos que disputó: alegrías en las Copas e incertidumbre en el torneo local.

De los cinco partidos que ganó Atlético en el semestre, cuatro fueron por copas: tres en la Sudamericana y uno en la Copa Argentina. De la primera ya fue eliminado pero en la segunda se mantiene con vida. Viva también está la diferencia entre una competencia y las otras ya que en la Superliga apenas ganó la primera fecha y luego empató (tres ) y perdió (dos).

El boleto a la Copa Libertadores que entrega la Copa Argentina seduce por todo lo vivido en el primer semestre pero es hora de que la mística también aparezca en la Superliga.

En Esta Nota

Ricardo Zielinski
Comentarios