Detienen a dos policías por el doble crimen de los agricultores

Ya son tres lo uniformados tras las rejas

20 Oct 2017
1

Nueve meses después del doble crimen de los agricultores Oscar Martín y Oscar Orlando Moreno en Tafí del Valle, el juez Mario Velázquez solicitó la detención de los policías Mauricio Alejandro Rivero y Carlos Manuel Albornoz, a quienes considera “presuntos penalmente responsables del delito de homicidio agravado”. Con ellos, ya son tres lo uniformados que se encuentran privados de su libertad, ya que el comisario Dardo Romano está con prisión preventiva.

La orden que el juez libró a la Regional Oeste era allanar la casa de los acusados, en Bella Vista y Aguas Blancas el miércoles, bajo la premisa de actuar “desde la salida hasta la puesta del sol” si fuera necesario. Se trata del mismo magistrado que esgrimió que “es inaceptable que la Policía se arrogue el derecho de ser fiscal, juez y verdugo” al aceptar el pedido de prisión preventiva a Romano, formulado por la fiscala Mónica García de Targa.

Si bien la versión policial indicaba que se había tratado de un enfrentamiento tras una discusión en un control, ambos funcionarios judiciales sostienen que Romano los asesinó y que hubo numerosos excesos en el accionar de la fuerza. “No se puede justificar la pérdida de la vida de dos personas o las lesiones que sufrieron otras a partir de los excesos por parte del personal policial imputado”, argumentó el juez.

“Los tiempos de la Justicia no son los tiempos de los familiares, pero estamos conformes con la investigación. Estos dos policías imputados y detenidos fueron participes necesarios en el homicidio de los agricultores Moreno”, opinó a LA GACETA la querellante, Natalia García Salemi.

Recusación

En tanto, se pudo saber que el defensor de Romano, Juan Luis Hermosa, intentó recusar al juez Velázquez. En sus argumentos, el abogado dijo que el magistrado, horas antes del doble homicidio, se había presentado en la comisaría “en forma autoritaria y haciendo abuso de autoridad” porque su hijo había tenido un problema en un local bailable. También señala que insultó al comisario, que no estaba presente. El juez rechazó la recusación, dijo que el problema lo habían tenido amigos de sus hijos -”habrían sido agredidos por un patovica”- y que sólo acompañó al padre de uno de estos chicos a hacer la denuncia. “Pedí hablar con el comisario, como es derecho de toda persona, y me contestaron que no estaba”, señaló.

Comentarios