Cartas de lectores

18 Oct 2017

La no violencia

Desde la perspectiva cristiana, Thomas Merton nos recuerda la aseveración de Gandhi que sintetiza, clara y concisamente, toda la doctrina de la “no violencia”: “El camino de la paz es el camino de la verdad”. Para los argentinos la no violencia es hoy es una de nuestras más angustiantes necesidades. Aproximándose un nuevo acto electoral, debe ser importante que los ciudadanos eludan la elección de candidatos que tienen en su pasado la práctica y el ejercicio de la violencia o el estímulo de esa conducta tan altamente nociva. Cabe proponer que una futura legislación excluya la posibilidad de que los violentos aparezcan en las listas electorales. La violencia es el camino del error y de la mentira.

Salvador María Lozada

[email protected]


Los coches de la línea 121

Cuando la empresa La Nueva Fournier se hizo cargo de una parte de la linea 121, hace unos años, todos los usuarios nos pusimos contentos. Debutó con coches nuevos con aire acondicionado, pero como dice el dicho “escobita nueva barre bien”. La alegría sólo nos duró un tiempo y después la calidad de los coches y la higiene de los mismos empezó a decaer al punto que hoy viajar en un colectivo de esta empresa es casi un castigo para el pasajero. Los coches están rotos, sucios y las unidades con aire acondicionado que presentaron, están prestando servicio para Yerba Buena. Pregunto: ¿quién controla la calidad del servicio que prestan? Y si para ellos no es rentable o son incapaces de mantener un servicio acorde con lo que se cobra, ¿por qué no le ceden el recorrido a la empresa que administra la línea 19, cuyo desempeño es ejemplar? Los usuarios merecemos un servicio equiparado con el alto precio del boleto interurbano que pagamos.

Sergio Damián Aráoz

[email protected]


Un llamativo apuro

En LA GACETA leí con gran beneplácito que están construyendo un puente peatonal para darles seguridad a los alumnos que concurren a la escuela Guillermo Griet y a todos los habitantes de la zona. Lo llamativo de esta obra es que el Poder Ejecutivo municipal es el mismo que gobernó el municipio capitalino cuando el contador Amaya ejercía la intendencia, y es el mismo que está hace dos años al frente de la Municipalidad. ¿No es llamativo que a pocos días de las elecciones lleven a cabo estas obras como las casi 40 cuadras pavimentadas a los apuros? Aclaro que viví 25 años en el Barrio Diza, cercano a la escuela, y me sorprende que esas autoridades no se hayan dado cuenta en tanto tiempo de la necesidad del puente peatonal a pesar de que en ese lugar ocurrieron infinidad de accidentes con víctimas fatales.

Fernando Carlos Brunet

[email protected]


Vecinos indignados

Respecto de la carta de la señora Patricia Panico, publicada el 15/10, sería importante conocer la respuesta del Concejo Deliberante sobre la cesión de un terreno público a un particular. ¿Este organismo puede permutar a favor de un particular un bien del Estado? Un valioso espacio verde, que corresponde a una parte de la plaza Jesús de la Divina Misericordia. A esta plaza, que tiene 30 años, se la realizó con la colaboración de 12 vecinos, quienes proporcionamos los elementos necesarios para instalarla y la Municipalidad participó con la mano de obra para ejecutarlo. Y hoy nos sentimos estafados por esta decisión. ¿Qué responsabilidad le cabe al municipio como titular de este inmueble? ¿Cuál de los poderes del Estado debe intervenir para que este atropello a la comunidad no se convierta en una nueva triste realidad? Invito a sumarse a los periodistas a que realicen una investigación y al resultado lo publiquen para conocimiento de la comunidad, que hoy está prácticamente desprotegida ante el accionar de algunos inescrupulosos funcionarios.

Carlos Alfredo Romano

[email protected]


Demoras en la atención médica

Como afiliado a la obra social del PAMI, debo decir que no brinda el servicio a sus afiliados de acuerdo con las necesidades de salud. Esto ocurre cuando existe un modelo prestacional -primario, secundario y terciario- que debe ser eficiente en la atención en todos los niveles. En la actualidad pasamos por una preocupante situación que altera nuestra salud: el largo tiempo de espera para ser atendido por los médicos especialistas. Además, los medicamentos están condicionados. Las internaciones en los sanatorios tienen inconvenientes por falta de pago de la obra social. Para poder ingresar el afiliado debe pagar esa internación, como los análisis y los medicamentos. Me pasó a mí, cuando atravesé hace unos meses un cuadro delicado de salud, y por eso reclamo una mejor atención. Quiero recordarles a las autoridades del PAMI que esa entidad fue creada el 13 de mayo de 1971 por el Ministerio de Bienestar Social (lo dirigía entonces Francisco Manrique) con el nombre de Instituto Nacional de Servicios Sociales de Jubilados y Pensionados, y funcionaba con los aportes de los trabajadores de las cinco empresas del Estado argentino. Al tiempo cambió el nombre por el de PAMI. En mi caso, llevo 45 años de aportes. Como afiliado y dueño de la obra social, reclamo a las actuales autoridades un nivel de atención más responsable para solucionar nuestros problemas de salud, pero sobre todo para que desaparezcan estas sensaciones de abandono de persona y violación a los derechos de los adultos mayores, de acuerdo con el programa de la Dirección Nacional de Políticas para Adultos Mayores (Dinapam).

José M. Soria

Barrio Gráfico III

San Miguel de Tucumán


Estudios en el hospital público

La semana pasada fui hasta el Hospital Avellaneda para hacerme una campimetria -examen médico que se utiliza para valorar las alteraciones del campo visual-, y me respondieron que el Padilla es el único hospital que tiene ese aparato. Por las dudas pregunté en el Centro de Salud, y efectivamente no realizan ese estudio. Luego, me sacaron unas radiografías en el Hospital Avellaneda y me la entregaron en la mano; no tenían ni un sobre para ponerlas y protegerlas. Por eso pregunto a quien corresponda: el Gobierno, en lugar de gastar cifras millonarias en campañas y en festivales, ¿no puede proveer a los centros hospitalarios de todos los insumos, como tiene que ser? ¿Qué esperan las autoridades para solucionar tantas falencias?

Rodolfo Gutiérrez

Laprida 2.140

San Miguel de Tucumán


DICHOS DE LA POLÍTICA

Un viejo caudillo peronista supo decir alguna vez: “En democracia, la política es el arte de lo posible”. ¡Y vaya que no! En política, cada uno lleva agua para su molino. Hay políticos bien llamados saltimbanqui, que van de una vereda a otra de acuerdo con sus conveniencias personales, o mejor dicho lo que le dicta el bolsillo. También están los que alguna vez se solidarizaron con los tucumanos ante el ajuste brutal en la tarifa de luz, allá por 2013, durante el gobierno de Alperovich, cuyo amparo interpuesto por el entonces legislador José Cano, dio por tierra con las aviesas pretensiones de la empresa EDET. Hoy, el ex director del Plan Belgrano, alineado al Gobierno de Mauricio Macri, permanece incólume (mutis inmiscui) ante otra embestida tarifaria. ¿Cuánta razón tenía este viejo caudillo, no?

José Alberto Jacobo

Pasaje La Madrid 303

Simoca


Trámite en la Anses

Soy un jubilado que a través de LA GACETA quiere hacerle conocer al gerente de la Anses que en el mes de marzo pasado se me informó fehacientemente, computadora mediante, que estaba comprendido entre aquellos que habían sido beneficiados con la reparación histórica y que me correspondía el aumento. Realicé el trámite para obtener el beneficio, solicité el turno y concurrí con mi abogada el 7/4/17, a fin de cumplir con la normativa y firmar el acuerdo. A la fecha, estamos a casi siete meses de entonces, y no tengo novedad alguna de la actualización ni tampoco del retroactivo que correspondería por el tiempo transcurrido. Fui varias veces a la oficina central a preguntar por el trámite, y las respuestas son reiterativas: “está en proceso” o “ya tendrá novedades”. A partir de esto me surge este simple análisis: ¿De qué proceso me hablan si en el mes de marzo ya estaba definido el aumento? Para mayor información, le digo al gerente de la Anses que obra en mi poder constancia de los trámites mencionados. Por esta razón, le pido una pronta solución a mis planteos, que no es nada más que ejercer mis derechos.

Daniel R. Nicolás

Diagonal G, N° 1.156

San Miguel de Tucumán


Votame a mí

Cualquier parecido a la realidad es pura coincidencia y su interpretación queda a criterio del lector. En épocas electorales pareciera que todo es válido: promesas, ilusiones, llegar a la meta es lo más importante. Aquí les detallo algunas de las propuestas de personajes conocidos en Tuculandia, como dijo nuestro amigo Calliera. Votame a mí: te garantizo que sé cuánto es 2 + 2, yo pude aprender matemáticas, me hizo falta, ahora puedo contar el dinero suculento de mi sueldo que me deposita el pueblo. Votame a mí: te garantizo 367 días de clase en la Universidad Nacional de Tucumán, nunca vamos a tener un paro y así los chicos podrán recibirse. Votame a mí: habrá viajes con descuentos a Corea, miren que hay que ir a conocerlo a Kim Jong-un, hombre simpático este, antes que apriete el botón rojo y no haya más planeta. Votame a mí: ahora sí me importa la SAT, antes JJ no me dejaba decir nada de nada. Vótame a mí: tal vez vuelvan a la Provincia viejos conocidos que se enquistaron en el poder. Votame a mí: que yo les garantizo la continuidad de los familiares en la política, la mujer de, el hijo de, el primo de. El voto es la única herramienta que tenemos los ciudadanos para nuestra defensa; pensá bien antes de premiar.

Pedro Martínez

[email protected]

Comentarios