Avisó a la Policía que iba a ser asaltado

El taxista hizo señas de luces a motoristas

16 Oct 2017

“Vamos para Américo Vespucio al 2.000”, le dijo el joven de 22 años al taxista mientras se acomodaba en la parte trasera del automóvil. Eran las 6 de la mañana de ayer y el pasajero, al pasar, comentó que volvía a su casa después de haber estado en un boliche. Algunos minutos después, se encontraba en una celda de la comisaría 13°, luego de que le quitaran un arma de fuego y las intenciones de asaltar al chofer.

Movimientos extraños

Según comentaron fuentes de la causa, el taxista dijo que en los primeros minutos del viaje no había pasado nada extraño, pero que al acercarse al destino, comenzó a notar que el pasajero se quedaba callado y que hacía algunos movimientos extraños con las manos. Sin embargo, no perdió la tranquilidad y sus nervios de acero, finalmente, le trajeron una recompensa.

A la altura de la avenida al 1.700 el taxista se encontró con dos efectivos de la Motorizada del 911 que venían de frente, con dirección al norte. Sigilosamente les hizo señas de luces y los efectivos captaron el mensaje al instante. Uno de ellos interceptó al taxi y el otro aceleró hasta la parte trasera del vehículo para reducir al pasajero, antes de que este tomara como rehén al chofer. Ya tenía en sus manos una pistola 9 mm cargada.

Según se pudo saber, en la comisaría 13° advirtieron que el joven había salido hace poco del penal de Villa Urquiza y que estaba relacionado con dos causas por homicidio. El fiscal Washington Navarro Dávila dispuso que quedara alojado en esa seccional.

En cuanto a los efectivos que actuaron, Patricio Leguina Álvarez y Juan Heraldo Paz, una fuente de la Policía comentó que fueron felicitados por los jefes del servicio 911, por su actuación de ayer.

Comentarios