Rock y blues, en italiano, se dicen Zucchero

El artista popular más famoso fuera de la península llega por primera vez al Mercedes Sosa a presentar su álbum “Black cat”

15 Oct 2017
1

MÚSICO LEGENDARIO. El sello de Zucchero Fornaciari es usar un sombrero distinto en cada show. denisullanaphotographer.it

JUEVES

• A las 22, en el teatro Mercedes Sosa (San Martín 479). Promoción entradas 2 x 1 con Club La Gaceta.


Una de sus maestras, en la escuela primaria, lo vio tan dulce que lo llamó Zuccherino (Azucarado).

Más allá de su Emilia-Romagna natal, el mundo conoce a Adelmo Fornaciari como Zucchero (Azúcar) desde hace más de 30 años, desde el rock y el blues.

Ahora viene a presentar “Black cat”, su 12° disco de estudio, en seis provincias argentinas, como parte de una gira mundial de 125 conciertos. Viene Zucchero, cada vez más cerca del blues primitivo que del pop, y con la intención de contraponerse al estereotipo del cantante italiano de voz melodiosa y repertorio romántico.

Es la estrella italiana que acredita mayor trayectoria internacional por peso propio y en colaboraciones con Neil Young, Bono, Ray Charles, Eric Clapton, Joe Cocker y Peter Gabriel, entre otros.

Este jueves llega al teatro Mercedes Sosa, pero antes, desde Buenos Aires charló en su idioma natal con LA GACETA. El Black cat tour arrancó nada menos que en la Arena de Verona (anfiteatro romano, 30 d.C.), en 22 conciertos y con 230.000 espectadores.

- ¿Esperabas tanto?

- ¡No! Pensaba hacer siete como máximo, pero fueron un éxito y pasó a ser un récord, con el mismo show, con el que salimos en gira mundial. Este es el último tramo, que empieza en Buenos Aires y termina en Brasil.

- ¿Cómo te sentís con el público argentino?

- Me siento bien porque me hacen sentir en mi casa. Y no lo digo por decirlo; es muy afectuoso, muy cercano al italiano, entonces siempre me encuentro a gusto. Siento que me quieren, siempre hay buena onda.

- No conocés Tucumán.

- No, soy curioso, voy por primera vez a Túcuman.

- ¿Cuánto te costó llegar a Black cat?

- Lo más difícil para un artista es renovarse permaneciendo revitalizado. Black cat es un álbum de la madurez. Hay mucha búsqueda de sonido, de temática, y también las palabras son más profundas. Me imaginé los esclavos en las plantaciones de algodón del sur de EEUU, y comencé a pensar en un filme de Tarantino tipo “Django sin cadenas”; he pensado que hay esclavos todavía ahora, en nuevas formas de esclavitud... como en otras partes del mundo. De ahí que este sea un álbum muy intenso. Hay, por ejemplo, un himno que escribí a cuatro manos con Bono, “Streets surrender”, en homenaje a las víctimas del atentado al teatro Bataclan, en París, en el que interviene en guitarra Marc Knopfler.

- ¿Cómo se complace siempre al público?

- El público querría que el artista permaneciese siempre igual al momento de sus hits. Creo que un verdadero artista siempre debe estar en permanente búsqueda, en nuevos caminos. Ahora estoy en gira con este álbum, pero también hago lugar en el show para las queridas canciones que fueron hits mundiales de otros álbumes y de otros tiempos

-Adelantanos algo del show y de la banda.

- Por ejemplo, hago un dueto virtual con Luciano Pavarotti, con una banda fantástica integrada por grandes músicos que han acompañado a Prince y a Eric Clapton, entre otros. Será un concierto de más de dos horas, para que todo el mundo cante y baile.

- ¿Qué vas a hacer cuando termine esta gira?

- Primero, manejar la emoción hasta terminar la gira. Después seguramente descansaré viajando, y buscando más inspiración para nuevas músicas.

- Mientras descansés será el lanzamiento mundial de “Wanted (The best collection)”, el 3 de noviembre.

- Sí, son tres CD y un DVD. Son todas mis canciones de treinta años. Con los videos de la Arena de Verona y con tres canciones inéditas, también un hermoso libro fotográfico.

- ¿Cuántos sombreros tenés? ¿Cuántos trajiste a Argentina?

- Tengo unos 400, pero traje sólo cinco para no tener que cargar un baúl enorme.


Comentarios